TRAS LA DESVINCULACION DE CAVALIERI, LOS ANDES COMIENZA UNA SERIE DE REUNIONES TENDIENTES A DEFINIR LA CONTRATACION DE SU REEMPLAZANTE.
2020-11-26

DIEGOOO……DIEGOOO……

Serás eterno en el
corazón de la gente

¡No hay palabras!... nada de lo que se escriba o que se diga podrá reflejar lo que significó Diego Armando Maradona para el fútbol mundial y para nuestro país. No hay adjetivo que equipare  su majestuosa capacidad como deportista.  Fue lo máximo, el más grande, el mejor jugador de fútbol de toda la historia .  Y lo forjó desde sus humildes comienzos en Villa Fiorito para luego deslumbrar en Argentinos Juniors y así llegar al club que tanto amó : Boca Juniors.  Pero su  trayectoria se extendió en el viejo mundo y también allí fue amado e idolatrado por su exquisito talento. Napolés cayó rendido a sus pies , pero para entonces ya no era el Diego de un equipo. Ya era el Diego de todos, admirado en todo el planeta .La selección argentina fue su gran amor, con su camiseta celeste y blanca afloró en su total magnitud toda su sabiduría, su talento, su capacidad, su entrega, su garra, su amor propio .Y con su juego mágico hizo feliz a todo un país  ganando un mundial juvenil, un mundial de mayores, con la mano de DIOS y el mejor gol de la historia justamente ante los ingleses (Mexico ’86) y logrando el subcampeonato en Italia 90, donde jugando con una dolorosa lesión en su tobillo gran parte del torneo llevó al equipo a la final tras eliminar nada menos que a Brasil y al local Italia, en semifinales.
Tuve la suerte de haber nacido en el 60, o sea que viví el día a día, el minuto a minuto de la trayectoria de Diego. Y los que tuvimos esa gran suerte de verlo jugar, no dudaremos jamás en afirmar que fue el mejor futbolista de todos los tiempos.
Mil gracias Diego por tantas alegrías, por hacernos llorar de felicidad en tantas ocasiones en que con tu mágica zurda llevaste al éxito a la selección. Como olvidar tus goles de tiro libre, una delicia para los ojos, sea con la camiseta que fuese.
Para el hincha de fútbol , no hay comparaciones. Fuiste único e irrepetible y no importa si te equivocaste en la vida, quizás fuiste demasiado importante como para no equivocarte. Pero de algo estoy seguro, los de tu generación estamos agradecidos de haberte disfrutado, de haber podido extasiarnos con tu juego sublime y exultante.  Por eso te amamos, te idolatramos y serás eterno en nuestros corazones porque supiste llenar de felicidad a un pueblo que encontró en vos esa fidelidad que solo se construye con esfuerzo, con amor y sacrificio.
Cómo verás, hoy el pueblo te despide con cantos y ovaciones. El futbol de todo el mundo te rinde su homenaje, hasta los más jóvenes que sólo te vieron jugar a través de los videos  se suman con su respeto y hasta dejan caer alguna lagrima.  Y la pelota, aquella pelota con la que tantas piruetas hiciste y nunca quisiste manchar, te debe estar esperando junto a Doña Tota y Don Diego, para volver a regocijarse con las caricias de tu zurda incomparable. Diego, jamás vas a morir, siempre seguirás vivo en el recuerdo de todos los que amamos al futbol como a la vida misma.

Alberto Rincón