MAXIMILIANO QUINTEROS, centrodelantero, SERGIO SAGARZAZU, volante por izquierda y LUCAS CHACANA, delantero por afuera, son los primeros tres refuerzos de Los Andes.

PROXIMA TRANSMISION

FM 105.9
RADIO WELCOME


A CONFIRMAR

Relatos
ALBERTO RINCON

PROXIMO PROGRAMA

FM 105.9
RADIO WELCOME


MARTES 29 DE MAYO
A PARTIR DE LAS 19.00

SEGUINOS EN FB


INTEGRANTES

Dirección:
ALBERTO RINCON

Colaborador Especial:
JORGE FIDALGO

Fotografía:
JONATHAN RINCON

Programación:
ARIEL LOPEZ



MARTES 01 DE MAYO


Los Andes padeció en Santiago
un bochornoso final del torneo


Como todo lo hacía suponer, perdió
con Mitre que así evitó el descenso


MENDIETA POR EL PISO, rodeado de tres adversarios ( Bottino, Alesandroni y Pérez Guedes) y Maximiliano García. A Junior le pegaron mucho, pero el árbitro no le cobró una sola a favor.


un cotejo cargado de suspicacias y donde nadie queda exento de sospechas, Mitre consiguió el triunfo que necesitaba para mantener la categoría al superar a Los Andes por 2 a 1 en una bochornosa  jornada final del Nacional B  donde en varias canchas sucedieron cosas que nada tienen que ver con la honestidad y la transparencia para que finalmente se dieran los resultados que los trascendidos indicaban y que terminaron condenando al descenso a All Boys, Boca Unidos de Corrientes y Juventud Unida de Gualeguaychú.


Por Alberto Rincón
(Especial desde
Santiago del Estero)

 

En Santiago del Estero la fiesta se desarrolló mucho antes de conocerse el resultado final del partido. El clima de felicidad se vivía en la previa y se desplegó una colosal fiesta cuando el equipo local ingresó al campo de juego, con pirotécnica, bombas de humo, globos y serpentinas que más de diez mil almas enfervorizadas desplegaron en el estadio  José y Antonio Castiglione.

Claro que luego,durante el transcurso del juego, el equipo local no se iba a contagiar de tanta esfervecencia y pese a la poca oposición que encontró en el adversario, iba a dejar una clara evidencia de porque llegó a la última fecha con peligro de descenso. Sus limitaciones, sus indisimulables falencias, su impotencia futbolística fue tal que aún con todo a su disposición tuvo un primer tiempo olvidable y ante la incredulidad de todos, hasta pasó a perder el partido cuando Alvarez Suárez, en un contragolpe del que también participaron Mendieta y Lenci eludio al arquero y mandó el balón al fondo del arco.
Aunque ya se terminaba el primer tiempo, Mitre pudo igualar rápidamente tras un corner y la aparición de De Muner con un cabezazo que se desvió y dejó sin chances a Gagliardo, que hasta entonces se había convertido en el malo de la película al evitar, al menos en cinco oportundiades la caída de su valla , ante el estatismo de sus defensores y , por suerte, la escasa puntería de sus rivales.

Y cuando el que tiene que impartir justicia, tiene la misión de inclinar la balanza hacia un solo lado, el bochorno se hace más asqueroso y vergonzoso. Lucas Comesaña decidió terminar con la angustia de los santiagueños muy rápidamente en el segundo tiempo ( no fuera cosas que los minutos pasaran y después no hubiera forma de meter el balón en el arco de Gagliardo) y junto a sus asistentes intervinieron para liquidar el pleito. Es que las atajadas de Gagliardo ante exigencias de Ferrari y Fergonzi al comenzar el segundo tiempo, hicieron dudar a mas de uno que se lo pudiera volver a vencer. Por eso, seguramente, es que a instancia del línea Martín Vaccaro  dejó que Fergonzi recibiera un metro en posición adelantada ( lo corroboramos mas tarde viendo el video del partido,avanzando cuadro por cuadro) y luego tocara al medio para que Quinteros ,muy solo, lograra la “HAZAÑA” de pasar a ganar y todo el estadio dejara de sufrir.
Poco después, como para redondear su nefasto arbitraje, Comesaña convalidó un penal inexistente con la esperanza de terminar la tarde con tranquilidad. Pero para su desazón, y la de todo Mitre,  William Peralta la tiró a las nubes ( o lo habrá obnubilado la figura de gagliardo en el arco) y todo siguió 2 a 1 hasta el final.

¿Y Los Andes?... claro eso es lo que a nosotros nos interesa.  Pero cuando tenés todo en contra y hay que remar contra la corriente, noise es posible analizar una actuación con seriedad. Salvo la monumental actuación del arquero y la rebeldía de Mendieta ( sufrió varias infracciones y jamás le cobraron una), lo demás fue muy tibio, demasiado liviano, como si estuviera convencido o resignado que por mas que lo intentara , todo sería en vano.

Da mucha tristeza comprobar, una vez más, que los intereses de la AFA son muy poderosos y que le ganan por goleada a lo deportivo. Los Andes fue una víctima más de las circunstancias que enmarcaron un final de campeonato con mucho “olor” a arreglo según las conveniencias de los que más poder tienen. Se podrá cuestionar a árbitros, dirigentes, jugadores, entrenadores ( sin dudas son partícipes necesarios en todos estos manejos, aun involuntariamente) , pero cuando la orden llega de arriba, el  AFA…NO está consumado.


LUNES 23 DE ABRIL


Primero gozó, después sufrió
y al final festejó la igualdad


Los Andes y All Boys, tras lucha pareja y
con mucho dramatismo terminaron 2 a 2


FESTEJO DE GOLEADORES. "PASTELITO" Cérica acaba de marcar el primer gol de Los Andes y corre a festejar con la tribuna. Lo acompaña Fabricio Lenci, quien marcó la definitiva igualdad. Foto: Jonathan Rincón.


Por Alberto Rincón.


Con el promedio en la mente y al acecho, Los Andes y All Boys repartieron errores y virtudes  en un cotejo desprolijo y muy luchado. El empate final en dos goles pone al equipo lomense a salvó del descenso ( siempre y cuando a Riestra no le devuelvan los 10 puntos que le descontaron) y deja casi condenado a los de Floresta. Ezequiel Cérica de cabeza puso en ventaja al local, pero All Boys empató  sobre el final de la primera etapa a través de Ibars, con otro cabezazo. En el complemento Maximiliano Salas desniveló para el “Albo”, pero rápidamente Los Andes logró la definitiva igualdad con un cabezazo de Lenci. En la última jugada del partido, Gagliardo en gran atajada, salvó su arco ante  un remate de Faccioli .


"PASTELITO" A LA CABEZA . Cérica se anticipa a Porro y conecta el centro de González que se convertirá en el primer gol de Los Andes. Foto: Jonathan Rincón.

Con angustia hasta el pitazo final de Gastón Suárez, con el corazón en la garganta y los pelos de punta,con el dramatismo habitual que impera cuando un resultado puede definir un descenso, así vivió Los Andes el partido con All Boys, que llegaba en una situación mucho más angustiante y que se fue de Lomas casi descendido. A los Andes, con el punto le alcanza, aún perdiendo en Santiago del Estero para asegurar la permanencia  porque hay seis equipos que ya no podrán alcanzar su promedio (Riestra, Flandria, Estudiantes de San Luis. All Boys, Boca Unidos y Nueva Chicago). Claro que habrá que esperar que sucede con la apelación de Riestra para que le devuelvan los 10 puntos que le descontaron, aunque si ello sucede es muy probable  que se determine que sean solo cinco los equipos que desciendan. Todos dicen que sería un despropósito y una arbitrariedad, pero uno bien sabe que en el fútbol argentino suelen suceder estas cosas y otras peores.

El nerviosismo y las imprecisiones fueron una constante para que se diera un partido de escaso nivel futbolístico, pero con una dosis tremenda de angustia .Los Andes comenzó mejor pero rápidamente All Boys logró equiparar el juego en el mediocampo, aunqueninguno plasmaba una superioridad en el área rival. La primera situación de gol fue para la visita, pero Gagliardo se quedó con el cabezazo de Giménez y luego tuvo una Los Andes, tras un error defensivo, pero el remate de Lenci fue  las manos de Losada.

All Boys contaba con el buen manejo de Canuhe y trataba de llegar por las puntas donde Soria ganaba y perdía con Martínez, en tanto Barrera tuvo a mal traer a Alvarez. Asi trataban de nutrir de juego al peligroso Salas, quien en gran acción individual llegó hasta el fondo de la cancha y su centro atrás fue desperdiciado por Canuhe que remató muy alto. Por el contrario, a Los Andes le costaba hacer pie en la zona de gestación, porque Turraca  y Escobar no estuvieron muy precisos y Alvarez  Suárez participó muy poco. Lo más interesante lo producía Matías González desbordando por el sector derecho para luego buscar a Lenci o Cérica en el área.

Barrera le ganó una vez mas a Alvarez, pero Soria  falló en la definición rematando alto; un remate de Matías González desde afuera del área exigió a Losada, quien dio rebote, pero Cérica no lo pudo aprovechar y a los 37’ todo Lomas explotó de felicidad. Turraca metió un preciso pase para el desborde de Matías González y su perfecto centro fue cabeceado al gol por “Pastelito” desatando la euforia en el Gallardón. Sobre el final de la etapa, un corner desde la izquierda ejecutado por Barrera y el defensor Sebastian Ibars, llegando por detrás le ganó a todos para cabecear cruzado y bajó para que el balón se metiera junto al palo derecho de Gagliardo.

Si Los Andes no había tenido el protagonismo que su gente esperaba en la parte inicial, tampoco pudo mejorar su imagen en el complemento. Sobró actitud y sacrificio, pero el equipo se recostó muy atrás y dio mayores posibilidades a un rival que, jugado a vida o muerte  fue a buscar la hazaña. Y logró ponerse en ventaja a los 17’ cuando Maximiliano Salas, habilitado por Barrera, entró al área por izquierda y con remate alto y cruzado dejó sin chances a Gagliardo. Por suerte para el “Milrayitas” el empate llegó casi enseguida. Dos minutos más tarde, Alvarez Suárez ejecutó un corner desde la izquierda, salió lejos y muy mal Losada que no pudo cortar el centro y esta vez el que saltó mejor que nadie fue Fabricio Lenci  para decretar el empate con certero cabezazo.

Los minutos finales fueron dramáticos y angustiantes.  All Boys fue a jugar su suerte a tal punto que los  dos centrales pasaron a jugar de delanteros. Y Los Andes se aferró al empate, pero también pudo ganarlo cuando el ingresado Mateo Levato ( lo poco que jugó, lo hizo realmente bien) sacó un potente disparo desde afuera del área, Losada no pudo retener y Lenci que llegaba, con el arco libre, la tiro afuera junto al palo derecho del arquero.Claro que también pudo ganarlo All Boys y seguramente los fantasmas de Mar del Plata se instalaron en la mente de los hinchas locales, pero esta vez el final fue distinto. En la última jugada del partido,un centro al área, recibió Ibars que se sacó la marca de encima y la metió al punto del penal para que allí apareciera el botín de Faccioli, pero esta vez el arquero Gagliardo volvió a convertirse en super-heroe ( como tantas veces lo hizo en el arco de Los Andes) al desviar el balón tras espectacular vuelo.

En este tipo de partidos, hablar de merecimientos pasa a un plano intrascendente. Lo único que sirve es el resultado y al final, el empate le sirvió mucho más a Los Andes que All Boys y por eso lo terminó festejando , ya que si no sucede nada raro, tiene asegurada la permanencia en la categoría. Gozó, sufrió,  pasó de la euforia a la desazón y al final terminó con una sonrisa; así es este Los Andes, nuestro Los Andes, al que todo le cuesta siempre más de la cuenta  y si no es con angustia parece que no sirve.

PARECE PENAL... pero el árbitro Gastón Suárez entendió que no hubo falta de Emir Faccioli sobre Fabricio Lenci y terminó amonestando al delantero de Los Andes. Fue cuando ya estaban 2 a 2. Foto: Jonathan Rincón.


DOMINGO 15 DE ABRIL


En la última jugada se
le escapó la victoria a
Los Andes en Mar del Plata


Ofreció una tenaz resistencia al puntero Aldosivi

ESPECTACULAR ACCION de Alvarez Suárez que intenta conectar ese balón con una chilena ante la presencia de Nahuel Yeri. Desde atrás mira Velázquez. Foto: J. Rincón.

MAR DEL PLATA

Especial por Alberto Rincón


En en quinto minuto de tiempo adicional, en el último centro de la noche, Aldosivi escontró el gol del empate y privó a Los Andes de una victoria por la que se esforzó en todo momento y que le hubiera asegurado la permanencia en la categoría. Ezequiel Cérica, que había ingresado por el lesionado Matías Linas,  puso en ventaja al equipo lomense sobre el final de la primera etapa y Nahuel Yeri logró la agónica igualdad para los marplatenses, que siguen en lo más alto de la tabla de posiciones.


ESTA NO PUDO SER . Ezequiel Cérica, autor del gol de Los Andes no puede definir al rematar antes del cruce de Parnisari. Foto: Jonathan Rincón.


Amargura, desencanto, bronca, desazón,  conformismo, resignación y cuantas otras palabras encajarían para reflejar lo que sintió el hincha de Los Andes en ese último y fatídico centro que llegó al área desde la izquierda, superó a todos y por detrás cuando parecía que  el balón se iba apareció Nahuel Yeri para ganarle a la marca de Alvárez Suárez y ponerla junto al palo derecho de un Gagliardo que reaccionó tarde y no pudo  desviar el balón. Que pocas ganas de analizar (¿hace falta hacerlo?) un partido que se jugó con dientes apretados, con el corazón en la mano y donde no se notó gran diferencia entre un equipo que va primero y está a punto de coronarse campeón y otro que deambula por la zona baja de la tabla y cuyo único objetivo es asegurar su permanencia en la categoría.

Seguramente se dirá que el empate era lo más justo, que Aldosivi lo terminó metiendo a Los Andes contra su arco y se hizo justicia en el final. Y tal vez esa apreciación sea la más acertada , pero a nosotros (los hinchas), que sufrimos , que nos angustiamos, que gozamos y lloramos por nuestra amada “Milrayitas” que no nos vengan a consolar con palabras y reflexiones.  A los   49’ 50’’ (faltaban apenas diez segundos para que se cumplieran los 5 que adicionó el árbitro)  fue como si se nos cayera encima el universo y nos hundiera en el peor de los infiernos. Estábamos saboreando una victoria que nos ponía a salvo de cualquier contingencia y de un cachetazo regresamos a nuestra preocupante realidad.

Como todo en la vida, después del sacudón, hay que seguir adelante. Y entonces empezamos a entender que, más allá de todo, un empate de visitante con el puntero, no está tan mal, sirve para sumar y seguir en la lucha; y ponderar la entrega, el sacrificio y el compromiso de los futbolistas en un partido decisivo con la esperanza que vuelvan a repetir una actuación asi ante el próximo rival y si eso sucede, seguramente, nos olvidaremos definitivamente de los malditos Promedios.

¿Hace falta comentario?. Bueno, se podrá decir que Los Andes hizo un planteo inteligente, lo supo controlar  Aldosivi en el primer tiempo y aún con sus limitaciones, tuvo algunas chances para lastimarlo de contragolpe.El local tuvo la pelota pero falló reiteradamente en sus intentos y sólo provocó algo de riesgo cuando el escurridizo Telechea burlaba la floja marca de Sebastián  Váldez, pero allí apareció Gagliardo para mantener en cero su arco. A poco del final del primer tiempo, tras un remate desde lejos de Alvarez Suárez , el arquero Moyano dio un largo rebote y Cérica ingresando por izquierda marcó la apertura del marcador.

En el complemento, como era de suponer, Aldosivi presionó con insistencia en busca del empate,buscó más precisión con Arnaldo González en la cancha, pero siguió chocando contra la muralla que era la defensa visitante con Maxi García a la cabeza y terminó repitiéndose en centros y pelotazos. Así  y todo, tuvo varias situaciones propicias para llegar al gol que no pudo concretar. Y ese adelantamietno masivo de sus líneas dio espacios para las réplicas de Los Andes y en un par de ocasiones Cérica perdió oportunidades inmejorables ante Moyano. En el ultimo cuarto de hora, el dominio del Tiburón fue asfixiante, pero sin claridad ni contundencia, Chávez desperdició dos chances muy claras y un tiro libre de Velázquez se fue apenas alto. Los Andes aguantó con hidalguía y ya en el descuento Cérica volvió a tener en sus pies el segundo gol, pero volvió a fallar y en la última jugada del partido,la historia tuvo otro final.

Un empate que sería mucho más valorado y destacado si se hubiera conseguido en otro entorno.Lo más importante es que los futbolistas estuvieron a la altura de lo que se jugaba, dejaron todo en la cancha y no bajaron nunca los brazos .ni siquiera en los momentos en que eran superados . Será cuestión de aguardar otros resultados, pero repitiendo una actuación con el temple y el temperamento de lo visto en Mar del Plata, uno debería estar confiado.

LA MIRAN Y NO LA TOCAN. Matías Linas (se lesionó en la rodilla y sería de gravedad) Maximiliano Velázquez y Ezequiel Parnisari ven pasar un centro en el área de Aldosivi. Foto: Jonathan Rincón.


LUNES 09 DE ABRIL


Los Andes sufrió una derrota
que complica su permanencia


En deficiente actuación cayó en Lomas
por 2 a 0 ante Independiente Rivadavia



Mauro Maidana rechaza de cabeza hostigado por Emmanuel Martínez. Despues de mucho tiempo Los Andes perdió en el Eduardo Gallardón. Foto: Jonathan Rincón.

Por Alberto Rincón

Los Andes no estuvo a la altura de lo que se jugaba y perdió un cotejo trascendente ante Independiente Rivadavia de Mendoza  que lo complica en la Tabla de Promedios y compromete su permanencia en la categoría. Los mendocinos lograron un tempranero gol a través de Kevin Gissi que les dio tanquilidad y supieron aprovechar las falencias del local para justificar y ampliar la diferencia a través del mismo futbolista. En el complemento, Los Andes buscó con desesperación y más fuerza que fútbol el descuento, pero no logró concretar las situaciones que generó y terminó dejando una imagen de impotencia y resignación.

Sergio Rodríguez, la figura de la cancha, despeja ante la presencia de Fabricio Lenci. Foto: Jonathan Rincón.

Era el partido… sin dudas; era el partido que había que ganar o al menos no perder para seguir manteniendo una diferencia aceptable entre  la línea de salvación y el descenso. Y a Los Andes todo se le dio de revés, desde el primer minuto en que quedó en desventaja, la intrascendencia de su juego para ser superado por su rival que logró ampliar la diferencia y luego se defendió con mucho orden y prestancia.

En la primer jugada del partido, un remate que se desvía y complica a Gagliardo, quien con un manotazo evita el gol, pero la pelota quedó a merced de kevin Gissi quien con el arco a su disposición marcó la apertura. Entonces, se inviertieron los papeles porque la necesidad pasó a ser de Los Andes, que sintió el golpe y no logró reaccionar. Escobar no fue el mismo de otros partidos; Espínola no gravitó y Junior no logró convertirse en el conductor que el equipo necesita. Matías González participó mucho pero gravitó muy poco y Lenci pese a su esfuerzo no lograba entrar en juego.

Los mendocinos marcaron una supremacía en el medio con la precisión de Gastón González y el talento de Lautaro Disanto y pasada la media hora nuevamente el oportunismo de Kevin Gissi para capitalizar otro rebote que dio Gagliardo, tras remate de Ubeda y establecer el 2 a 0 . Los Andes intentó reaccionar y ejerció un dominio territorial que no fue productivo porque al equipo le faltó contundencia y definición en los metros finales. La mejor chance para descontar la tuvo a los 35' cuando el arquero Aracena rechazó un remate de Mendieta y el rebote le cayó a Sebastían Váldez que pudo conectar de manera deficiente y así Aracena volvió a salvar su arco.

Con dos goles de ventaja todo se le simplificó a los mendocinos que retrasaron sus líneas y no tuvieron dificultades para contrarrestar los tibios intentos del  local. Pudo descontar Escobar pero Aracena logró tapar su remate  a poco de reiniciadas las acciones, con un Los Andes descontrolado y descompensado, cometiendo demasiados errores en su apuro por buscar el descuento.  Los mendocinos tuvieron un par de oportunidades para marcar el tercer gol y luego por espacio de aproximadamente diez minutos (entre los 20 y los 30) Los Andes pudo gestar tres situaciones muy claras que no llegó a concretar. La mejor la tuvo Mendieta solo ante el arquero , que con una mano desvió su remate; luego Linas la tiró increíblemente afuera ingresando por izquierda al área y más tarde un cabezazo de Escobar, tras centro de Linas, que pico en el piso y se fue por arriba del travesaño.

Con todas las dificultades que el equipo tiene para generar situaciones de gol, desperdiciar tres en pocos minutos  fue lapidario. De ahí hasta el final y como en todo el partido la defensa visitante rechazó todo lo que le tiraron con el pelado Sergio Rodriguez como abanderado. Y como para certificar que todo estaba de revés para Los Andes en tiempo casi cumplido, Lenci desvió un cabezazo desde muy cerca y después el que falló fue Carlos Fernández.

Era un partido clave, tres puntos que valían más, mucho más que eso y Los Andes no estuvo a la altura de las circunstancias. Ahora su vencedor se acercó a solo tres puntos en la tabla de promedios. Será cuestión de aguardar otros resultados  y ver como se llega a la próxima fecha , donde sin dudas Los Andes tendrá un escollo más que difícil ya que debe visitar en  Mar del Plata al líder, Aldosivi,  que viene de ganar en  Jujuy.

Matías González escapa por la raya perseguido por Santiago Ubeda. Foto: J. Rincón.


DOMINGO 01 DE ABRIL


UN GOLAZO DEL CORDOBES. Alvarez Suárez con un preciso tiro libre decreta el transitorio empate de Los Andes en Caballito. Foto: Jonathan Rincón.


La ilusión de Los Andes
descarrilló en Caballito


Sufrió un duro revés frente a Ferro y
vuelve a mirar más abajo que arriba


Por Alberto Rincón


La incipiente ilusión de Los Andes de acercarse al Reducido sufrió un duro revés en Caballito donde  Ferrocarril Oeste le propinó una goleada algo exagerada (4 a 1) pero que lo devuelve a la cruda realidad de seguir sumando para asegurar la permanencia. El equipo “Verde” fue más práctico y super-efectivo para aprovechar las ventajas que dio la defensa “Milrayitas”. Paradojicamente, el equipo “Albirrojo” tuvo pasajes de buen fútbol y nunca abandonó sus convicciones, pero careció de profundidad en sus intentos.  Jonathan Herrera en dos oportunidades, Gabriel Díaz de tiro penal y Rodrigo Mazur marcaron los goles del ganador. El cordobés Alvarez Suárez con un magnífico tiro libre había empatado tansitoriamente para Los Andes, que terminó con diez hombres por la expulsión de Nicolas Alvarez.


PUDO SER EL DESCUENTO. Junior Mendieta cabecea un centro de Alvarez Suárez y el balón se ira apenas alto. Mariatti, Lenci y Mazur completan la escena sin intervenir. Foto: Jonathan Rincón.


Un duro cachetazo recibió Los Andes en su visita a Caballito. Ferro dejó al desnudo falencias defensivas que no eran habituales en el equipo y terminó ganando con comodidad en un partido que por momentos se le pudo haber complicado. Por el contrario y aún en la derrota, Los Andes exhibió una elogiable actitud de respetar el balón y tratar de llegar con juego asociado, algo que pocas veces le vimos en el actual campeonato, pero  a sus intentos le faltaron consistencia ofensiva, más allá de haber generado algunas claras situaciones para marcar.

Apenas comenzado el partido Tomás Asprea estuvo a punto de poner en  ganancia a Ferro, pero finalmente Sebastián Valdez llegó con lo justo para evitarlo. El equipo local trataba de darle velocidad a sus intentos, pero Los Andes con el accionar de Escobar y Turraca, lograba quitarle el balón y entonces la lucha era pareja y atractiva. A los 12’ un pase preciso de Mendieta dejó a Matías González ante el arquero Bailo que logró rechazar su disparo.

Los centros aéreos fueron la complicación más grave que tuvo la defensa de Los Andes, porque los marcadores de punta eran desbordados y los centrales no lograban tomar bien las marcas, a lo que se sumó una tarde increíblemente  floja del arquero Gagliardo. Hasta que a los 21 la suma de tantas deficiencias hizo que en un nuevo envío aéreo (de Barranco desde la derecha) Herrera llegara muy libre para meter un frentazo lapidario con Gagliardo a mitad d camino.

Y entonces Ferro empezó a justificar esa diferencia llenado de centros el área rival, ya que era la fórmula más efectiva para vulnerarlo. Otro cabezazo ,esta vez de Barranco, pegó en el poste con Gagliardo mirando y casi enseguida tras otro centro de Brian Alvarez (siempre marcó la diferencia cuando tuvo la pelota en sus pies) otra vez Barranco conectó de cabeza y el balón se fue apenas alto.

Después de la media hora, Los Andes empezó a reaccionar, volvió a quitarle la tenencia a su rival y con mucha perseverancia intentó hilvanar acciones ofensivas  con un Alvarez Suárez muy participativo y  Mendieta que fue importante hasta que se encegueció y quiso hacer todo solo, desmereciendo su actuación. Al equipo lomense le costaba arrimar peligro, pero otra vez con pelota detenida pudo llegar al gol. A los 41’ el cordobés Alvarez Suárez ejecutó con gran precisión un tiro libre que se metió junto al ángulo superior izquierdo del arco de Bailo y así el primer tiempo finalizó igualado en un gol.

Uno podía ilusionarse para el complemento, porque Los Andes había terminado realmente bien la etapa inicial y la tranquilidad del empate abría las puertas a esa ilusión. Pero el equipo salió dormido y en pocos instantes todo se fue por la borda. Otra vez en la primera jugada lo tuvo Ferro, cuando el imparable Brian Alvarez lo dejó en el camino a Nicolas Alvarez, pero no pudo definir y todo terminó en un tiro de esquina, donde Sebastian Valdez cometió un penal inocente e innecesario para que Gabriel Diaz ajusticiara a Gagliardo desde los doce pasos con violento remate alto a la derecha del guardavallas.

Reinó el desconcierto y el descontrol en Los Andes por un rato y Ferro lo aprovechó para meter otra estocada y sacar una nueva diferencia a través de Mazur, luego de otro centro Brian Alvarez. Los Andes pudo descontar rápido, pero un cabezazo casi en “palomita” de Junior Mendieta , tras centro de Alvarez Suárez se fue apenas arriba del travesaño y poco después se produjo la expulsión de Nicolás Alvarez ( estaba amonestado por protestar el penal, pero... ¿ era también para amarilla la infracción ue cometió?)  que prácticamente liquidó el pleito.

Ferro se llamó a sosiego, y Los Andes por un buen rato y a pesar del hombre de menos tuvo el control del balón. Lo destacable es que no se desesperó, no utilizó el pelotazo ante la impotencia, y siguió buscando la posibilidad del descuento jugando por abajo, de la mano de Escobar y Alvarez Suárez, lastima que Mendieta se descontroló y equivocó el camino queriendo hacer él todo sólo y así no fue nada productivo. Y si con Lenci y González el equipo no tuvo demasiada presencia en el área rival, tampoco la consiguió con los ingresos de Vivas y Linas, quien jugó muy poquito.

La frutilla del postre llegó en el final para el local, cuando Herrera tras gran jugada de Mazur sello el resultado con remate junto al primer palo de Gagliardo. Un 4 a 1 algo exagerado, pero que marca sin dudas la  superioridad del local, sobre todo en las áreas. Para Los Andes fue un duro despertar que echa casi por tierra su aspiración de pelar arriba y le recuerda que su gran prioridad es mirar la tabla de abajo y sumar todavía algo más  para asegurar la permanencia.

¿PARA QUIEN JUEGA? . EL árbitro Nazareno Arasa se rie luego que un pase de Lenci pegara entre sus piernas. Mariatti observa la acción. Foto: Jonathan Rincón.


DOMINGO 25 DE MARZO


Después de los disturbios, Los Andes
usó la cabeza y consiguió la diferencia


Fue claramente superior y con dos goles de
Fabricio Lenci se impuso a Brown de Adrogué


Después de la tormenta salió el sol para Los Andes. Tras los incidentes entre los barras que tuvieron parado al partido por más de diez minutos, Los Andes marcó una neta superioridad en el campo de juego y se impuso a Brown de Adrogué por 2 a 0  con goles marcados de cabeza por su centrodelantero Fabricio Lenci. En el tricolor fue expulsado Martín Minadevino por una violenta infracción sobre Gustavo Turraca. Los tres puntos le permiten mantener la diferencia en los promedios que definen los descensos y al mismo tiempo sostener la ilusión de ingresar al Reducido por el segundo ascenso.

APARECIO EL GOLEADOR. Fabricio Lenci marcó sus dos primeros goles en Los Andes. El festejo con Escobar (izquierda) y el cabezazo del primer tanto (abajo). Fotos.Jonathan Rincón.


Por Alberto Rincón


 
Cuánta falta hacía  un triunfo así, para ganar en tranquilidad por un lado y para alimentar la ilusión por otro. Porque después de varias actuaciones para el olvido, con muy poco para rescatar, Los Andes pudo plasmar un rendimiento alentador, fue claramente superior a su rival en gran parte del juego, golpeó en los momentos justos y supo defenderse con la tenencia del balón, sin pasar mayores sobresaltos ante un rival que, al quedarse con un hombre menos, no tuvo convicciones para el pelear el partido.

Poco, casi nada había pasado (salvo un remate de Oroná que conjuró Gagliardo) cuando la violencia volvió a decir presente en las tribunas del Gallardón y el partido quedó interumpido. Después de más de diez minutos de barbarie y violencia, la policía pudo restablecer la calama en la tribuna Palacios y el partido se reanudó. pero poco después, una nueva interrupción, ahora por una violneta infracción de Minadevino que levantó demasiado su pierna y con su botín le pegó muy fuerte en el cuello y el mentón a Turraca, quien afortudamente, luego de varios minutos de atención, pudo volver a la cancha. Por esta acción, el hombre de Brown recibió la tarjeta roja y dejó a su equipo en inferioridad nmumérica sobre los 29 minutos.

Si bien Los Andes era quien manejaba el partido, tenía las dificultades de siempre para generar acciones de gol. La movilidad de Mendieta marcaba la diferencia, esta vez muy bien secundado por el cordobés Alvarez Suárez ( jugó quizás su mejor partido desde que llegó a Lomas) más el empuje habitual de Turraca  que contó con la eficaz colaboración de Escobar, hacián que prácticamente el juego se desarrollara en campo rival hasta que  se produjo la  diferencia en una jugada con pelota detenida. Corner desde la izquierda al punto del penal para que Fabricio Lenci se elevar mas que todos y metiera el fentazo que Rios no logró retener para marcar su primer gol en Los Andes.

Con la ventaja y un hombre de más, Los Andes no pasó sobresaltos en la parte final. Salvó un breve lapso donde perdió la posesión del balón y  algunas imprecisiones le dieron alguna chance al Tricolor, Gagliardo tuvo una tarde por demás tranquila. Y el triunfo quedó asegurado cuando tras un nuevo tiro de esquina, esta vez desde la derecha, fue cabeceado en el segundo palo por Maximiliano García y otra vez apareció el goleador Lenci para meter otro cabezazo que se metió junto al travesaño pese al manotazo de Rios.

El resto fue un monólogo del milrayitas, que se dedicó a trasladar al balón  y dejó correr los minutos ante un rival inexpresivo y sin reacción. pudo haber aumentado , pero escobar en un par de oportunidades y sobre el final el ingresado Cérica no pudieron definir oportunidades muy procias y todo quedó 2 a 0 . Una victoria muy justo en un momento ideal, para seguir manteniendo esa luz de ventaja sobre los que luchan por la permanencia y al mismo tiempo no quedar al margen de la lucha por el reducido. Claro que no hay que descuidar ninguna de las dos tablas, pero  es fundamental seguir levantando el nivel de juego para al menos terminar el torneo con alguna ilusión y sin ninguna preocupación.  


Matías Escobar e Ignacio Oroná pujan por el balón en el mediocmapo. Buen partido del "Tata". Foto: Jonathan Rincón.


LUNES 19 DE MARZO


En muy pobre partido, Los Andes se
trajo un punto desde Puerto Madryn

Empató sin goles con Guillermo Brown
tras noventa minutos intrascendentes


Los Andes regresa de Puerto Madryn con un punto merced al empate sin goles conseguido frente a Guillermo Brown al cabo de un tedioso encuentro plagado de imperfecciones donde ninguno hizo los méritos suficientes como para alzarse con la victoria. Las limitaciones y la falta de ideas fueron una constante y las emociones brillaron por su ausencia. Sobre el final fue amonestado Emanuel Martínez que así llegó al límite de amarillas.

Por Alberto Rincón. Enviado especial a Puerto Madryn

Al escribir estas líneas aún duelen los ojos por la pobreza futbolística que exhibieron Guillermo Brown y Los Andes en el estadio Hugo Raúl Conti que no hizo más que confirmar el preocupante momento que atraviesan. Por eso puede entenderse, quizas, la conformidad por el punto cosechado que siempre es mejor que nada pero que en el caso de Los Andes no alcanza para lograr mayor tranquilidad.

Y el partido no hizo más que dejar en evidencia el pobre presente de ambos. Por más que la dupla buscó mejorar la faz ofensiva con el cambio de Vivas por Cérica, sin futbolistas que generen el juego, los delanteros seguirán fracasando, como volvieron a fracasar Pereira y Alvarez Suarez y tampoco gravitó el pibe Matías González, que se complicó solo abandonando la raya para ir colaborar por el medio. Nuevamente el derroche de energía de Turraca para intentar compensar en la recuperación y sin mayores complicaciones en el fondo, porque volvió a tener un rival sin peso ofensivo, siendo nuevamente Maximiliano García el más seguro y expeditivo.

Tan pobre fue el primer tiempo que ni siquiera hubo un protagonista definido. Se jugó lejos de los arcos, se prestaron el balón y estuvieron parejos en yerros e imprecisiones. El local tuvo una oportunidad a los 12' cuando un remate de Guerreiro, superó la estirada de Gagliardo y el balón pegó en el poste izquierdo del arquero. Los Andes fue todo voluntad e impotencia. Recién anotamos a los 28' un remate de Turraca desde muy lejos, apenas desviado. Sobre la media hora, en una jugada confusa, hubo una serie de peligrosos rebotes en el área de Gagliardo. Despues un cabezazo de Lenci alto tras centro de Pereira y remate muy desviado de Pereira desde la puerta del área. Demasido poco, tanto de un lado como del otro. Y el sabor amargo de una etapa que se fue sin pena ni gloria.

Cobró algo de intensidad el juego en el inicio del complemento, pero duro apenas unos minutos. Hubo más dinamismo, se generaron algunos espacios y se registraron algunos intentos que no prosperaron por falta de eficacia. Más allá de una buena escapada de Ferracutti por su sector que llegó hasta las barbas de Gagliardo y que Alvarez Suárez, pese a su pifia, rechazo en la línea y un fallido disparo de Vivas desde buena ubicación, nada más hubo para destacar. El técnico local cambio la delantera pero el equipo siguió siendo inofensivo. En Los Andes el ingreso de Cérica tampoco cambió el panorama, todo siguió siendo aburrido y deslucido. El pelotazo largo pareció ser el único recurso y aunque el local intentó presionar en el final, donde Los Andes se dedicó solamente a rechazarla fuerte y lejos, el cero a cero quedó inamovible. Más que un resultado un calificativo por el flojo rendimiento de ambos. Sumar de visitante siempre es bueno, aunque sería mejor si alguna vez se ganara de local. Habrá que valorar el punto por el hecho de conseguirlo tan lejos de lomas, aunque de mejorar y jugar bien se esté tan lejos como la distancia que hay entre Puerto Madryn y Lomas de Zamora.


DOMINGO 11 DE MARZO


Otro pálido empate que acentúa la
inquietante ineficacia de Los Andes


Aunque fue algo más, no le alcanzó para
doblegar a un Flandria inoperante. 0 a 0


El debutante Matías González encabeza un avance perseguido por tres jugadores rivales. Los Andes resignó otros dos puntos de local ante Flandria. Foto: J. Rincón.

Los Andes no supo aprovechar las oportunidades que generó al comienzo y terminó envuelto en su propia ineficacia que no le permitió superar al limitadísimo e improductivo Flandria con quien igualó sin goles en un cotejo de escaso nivel técnico donde las imprecisiones y los pelotazos superaron ampliamente las intenciones de buen futbol. Jugaron de movida los dos refuerzos pero no alcanzaron para mejorar la faz ofensiva.


Por Alberto Rincón

"PASTELITO" CERICA se apresta a dominar el balón mientras Emanuel Martínez cubre la carga de un rival. Foto: Jonathan Rincón.

Por ahí, algunos entiendan que por las situaciones que generó en el primer tiempo y por la falta de respuestas de su rival Los Andes haya merecido la victoria. Y puede que sea cierto, porque si bien a la hora del balance el “Milrayitas” fue levemente superior y el único con ambiciones de triunfo, también es muy cierto que su producción futbolística sigue en deuda, con falencias endémicas a la hora de generar juego y pese las buenas intenciones de los dos refuerzos Lenci y González, sigue siendo ineficaz en la definción. Preocupa seguir dejando escapar puntos claves que pueden llegar a lamentarse, y mucho, en el futuro.

El partido empezó entretenido y favorable a Los Andes, que desnudaba marcadas falencias en la retaguardia visitante, buscando con los desbordes de Matías González abrir el ataque y llegar con centros para Cérica y Lenci. Ambos tuvieron sus chances y no pudieron cristalizarlas, a veces por mala puntería y otras salvadas por el arquero y los defensores rivales. Claro que Los Andes no tenía el sustento necesario en el medio donde Turraca, una vez más, se multiplicaba para la recuperación, pero, sin Mendieta (descartado a último momento por una molestia) no alcanzaba lo de Alvarez Suárez (mas activo que otras veces, igual de impreciso) y el uruguayo Hamilton Pereira tuvo, quizás, su peor partido desde que llegó a Lomas. Por el contrario, defensivamente el equipo pareció mas afianzado, claro está que el rival no expuso argumentos suficientes como para exigirlo.

Flandria era un cúmulo de voluntades sin mayores convicciones, pero la intrascendenca

de Los Andes le dio alas para emparejar la situación, de la mano del buen trabajo de Medina y el empuje de Ramírez. Timidamente comenzó a jugar más cerca de Gagliardo , tuvo algunas aproximaciones con un remate de Puch y un cabezazo de Bueno y ya sobre el filo del epilogo del primer tiempo, en su situación más clara, PUch definió alto ante la salida e Gagliardo.

Los Andes redobló esfuerzos en el complemento y por momentos se jugó exclusivamente en campo de Flandria . Sin ideas pero con mucha entrega buscó la diferencia y de tanto ir, tuvo algunas, pero la fortuna no estuvo de su lado. Tras centro de Iberbia, la peinó Lenci y el balón se fue al lado del poste; Diego Sosa al querer rechazar casi vence su propia valla y la mas clara, sobre los 20’ cuando el ingresado Julian Vivas conectó un centro desde la derecha y el balón dio de lleno en la base del poste izquierdo del vencido Ruggero.

La búsqueda infructuosa de Los Andes continuó, pero cada vez con mayores imperfecciones. Y ese adelantamiento en el campo posibilitó que Flandria pudiera intentar algún contragolpe y en los minutos finales tuvo un par de situaciones que de concretarlas, le hubiera dado un excesivo premio. Todo quedó cero a cero, un empate que castiga la ineficacia de ambos y que no les sirve de mucho en procura de sus objetivos. Los de Jáuregui están casi descendidos y para Los Andes el fastidio de seguir perdiendo puntos de local que de haberlos conseguido le permitirían estar en una situación mucho más cómoda. Y aunque algunos todavía piensan en la tabla de arriba,(es muy bueno ser optimista), la realidad marca que tenemos que seguir con preocupación mirando la de abajo y rezando para que no ganen aquellos que tenemos por detrás.

ESTUVO CERCA. Fabricio Lenci le gana a Alejandro Cabral y conecta el centro de Iberbia, pero el balón se irá apenas desviado. Foto: Jonathan Rincón.


LUNES 05 DE MARZO


SI TE DIRIGE CORREA… TE “CHORREA”


Los Andes perjudicado por el mal
desempeño del cuestionado árbitro


Inventó un penal y una expulsión que lo privó de
ganar en Carlos Casares. 1 a 1 con Agropecuario



FOTOGRAFIAS EXCLUSIVAS. Dos instantes del impresionante tiro libre ejecutado por el uruguayo Hamilton Pereira que se convirtió en el gol que ponía a Los Andes en ventaja en Carlos Casares frente a Agropecuario Argentino. Fotos: Jonathan Rincón



Por Alberto Rincón. Enviado Especial a Carlos Casares.

Un deficiente arbitraje del juez Jonathan Correa fue decisivo en el resultado del partido que Los Andes jugó en Carlos Casares frente a Agropecuario Argentino y que finalmente terminó empatado en un gol. Sin mostrar demasiado el equipo lomense se había puesto en ventaja por un formidable tiro libre de Hamilton Pereira (la infracción a Cérica fue dentro del área y el juez la sancionó afuera), pero a partir de allí se hicieron más evidentes los fallos en contra. Con un penal inventado, Gonzalo Urquijo empató para el “Sojero” y tras la indebida expulsión de Nicolas Alvarez, el cotejo se desnaturalizó y Los Andes sólo atinó a resistir con mucha entrega y dignidad.


Lamentablemente todas las sospechas que se habían instalado en los días previos por la designación de este polémico juez para dirigir en Carlos Casares se hicieron realidad y sus malos fallos incidieron para que Los Andes consiga un mejor resultado. Resulta muy difícil hacer un análisis objetivo del partido porque si bien lo realizado por el equipo “Albirrojo” no fue demasiado destacado, lo cierto es que venía manteniendo controlado el dominio que imponía el local y hasta logró ponerse en ventaja a poco de comenzado el complemento. Pero las malas decisiones del árbitro lo fueron perjudicando cada vez más. Un penal inexistente que convirtió Urquijo y la posterior expulsión de Nicolás Alvarez condicionaron por completo al visitante que entonces debió extremar recursos para, al menos, rescatar un punto en su visita a Carlos Casares.


La gran tormenta y el impresionante diluvio que unas horas antes afectaron a Carlos casares pareció no influir demasiado en un campo de juego que igualmente no se veía en las mejores condiciones. Claro que ello no es excusa ni sirve como atenuante para justificar el flojo desempeño que ambos equipos tuvieron en el partido. Muchas imperfecciones, pases mal dirigidos y muy pocas situaciones de riesgo en los arcos para un primer tiempo donde Los Andes trató de ser protagonista ( y por momentos lo consiguió), pero como es costumbre adoleció de potencia ofensiva. Es verdad que no tuvo muchas inconvenientes para desbaratar los tibios intentos del local (fueron más ímpetu y vértigo, que acciones claras y precisas) , pero tampoco evidenció una gran superación en la generación del juego, porque Pereira no entraba mucho en acción, Alvarez Suárez sigue con su abúlico andar sin generar nada positivo y sorprendió la floja noche que tuvo Junior Mendieta muy impreciso y errático en sus intervenciones. Por lo tanto Cérica y Linas poco y nada podían hacer ante la retaguardia local.

El travesaño devolvió un tiro libre de Pereira sobre los 11’ en lo que fue lo más peligrosos del primer tiempo, porque un cabezazo desde cerca de Cerica que retuvo el arquero fue invalidado por “or-say”. Agropecuario era más en el medio con Alderete y Narese, pero no llegaba con claridad y porque además el peligroso Urquijo era bien tomado por los defensores visitantes. Sobre el final de la etapa, Enzo Díaz combino con Prost y al ingresar al área por derecha y enfrentar a Gagliardo remató desviado.

Los Andes logró ponerse en ventaja a los 7’ del complemento. Cérica fue derribado al ingresar al área por izquierda, pero el juez dio tiro libre en vez de sancionar el penal. Desde ángulo muy difícil, Hamilton Pereira sacó un formidable remate que se metió junto al travesaño por el segundo palo de Salort.

Como era de suponer, el local redobló esfuerzos y pasó insistentemente al ataque, favorecido por los fallos del juez que fueron metiendo a Los Andes contra su arco. Hubo gol del local anulado por posicion adelantada ( el árbitro lo convalido y el asistente levantó la bandera) y sobre los 22’ la descarada determianción de cobrar un penal cuando Urquijo se zambulló en el área apareado por Valdez que también fue amonestado. Hubo mil protestas y otros amonestados, pero desde los doce pasos Urquijo no falló y venció a Gagliardo con remate bajo y al medio del arco. Tras cartón, Alvarez recibió la segunda amarilla y con un hombre menos, Los Andes sólo tuvo posibilidades de defender y aguantar el empate.


El dominio de Agropecuario fue insistente, pero sin claridad. Los Andes terminó resistiendo agrupado contra su arco. Es verdad que lo pudo perder , pero al rival le faltaron ideas para conseguir el gol del triunfo que pudo llegar sobre la hora cuando un centro desde la derecha de Casais, cruzó toda el área chica sin que nadie pudiera aprovecharlo.

Analizando con frialdad, el empate no deja de ser un buen resultado. Claro que fastidia y molesta ver que con un arbitraje más justo, otra pudo ser la histoia. Sacando de escena al cuestionado Correa ( sólo él sabra si se equiivoca por inepto o hay otra cosa), hay que ser honestos y afirmar que Los Andes sigue sin jugar bien, que está más firme en el fondo, pero no tiene sustento en el medio y carece de potencia ofensiva y si le sumamos que su hombre más talentoso no apareció en Carlos Casares, quizás podamos valorar más el punto que consiguió. Claro que a la mente, una y otra vez, vuelve la imagen de este Jonathan que más que Correa te “CHORREA
.


NO FUE EL DE SIEMPRE. Junior Mendieta, que no tuvo la gravitación de otros partidos, es hostigado por la marca de Romero y Piñero. Foto: Jonathan Rincón.

DOMINGO 25 DE FEBRERO


CON PUERTAS CERRADAS Y UN "ANIMAL" SUELTO

Los Andes logró una victoria de
gran valor ante Juventud Unida


En cotejo de pobre nivel, se impuso
1 a 0 con gol de Maximiliano García

¡ANIMAL SUELTO!... Maximiliano García fue al área rival y metió un cabezazo de gol que le dio la victoria a Los Andes frente a Juventud Unida. El goleador corre a festejar seguido por Julián Vivas. Foto: Jonathan Rincón.

Un valiosísimo triunfo por 1 a 0 consiguió Los Andes sobre Juventud Unida de Gualeguaychú, que le permite seguir manteniendo cierta distancia de los equipos más amenazados por el descenso y encarar con mayor tranquilidad y confianza venideros compromisos. El único gol lo marcó el defensor Maximiliano García de cabeza a los 24’ del primer tiempo donde el equipo lomense desplegó un juego superior a su rival. En el complemento, los entrerrianos, aún con imperfecciones, adelantaron sus líneas y lograron inquietar a Gagliardo que tuvo un par de intervenciones notables. Todo, dentro de una gran mediocridad y escasas emociones ante las vacías tribunas del enorme estadio Eduardo Gallardón.

Por Alberto Rincón

Con las puertas cerradas… se le abrió un triunfo más que importante a Los Andes que ahora piensa como primera prioridad, en mantenerse alejado de los equipos más comprometidos en la Tabla de los descensos. Lamentablemente, la situación imperante en el club provocó que se decidiera no abrir las puertas del Gallardón , con el consiguiente malestar que ello generó en socios y simpatizantes. Una victoria en soledad que vale mucho más que los tres puntos conmseguidos ya que ayuda y mucho a ganar en confianza y tranquilidad para los futuros compromisos.

Sin gente en las tribunas y con varias bajas en el plantel, algún cambio táctico ( se jugó con dos delanteros ya que Vivas ingresó por Iberbia) y la lógica preocupación por el bajo rendimiento, Los Andes afrontó un partido de significativa trascendencia y logró salir airoso,un triunfo que puede considerarse justo más allá de falencias que se repiten, algún que otro falló polémico del árbitro Ceballos y pasar varios sobresaltos en los minutos finales del juego, donde los entrerrianos se decidieron finalmente a buscar la igualdad con mayor decisión.

Quizas, la cancha sin público, contribuyó a que todo pareciera distinto. El juego se hizo cortado, deslucido y sin emociones. Los Andes tomó la iniciativa y fue superior en el primer tiempo, controlando el partido con una defensa que nunca fue exigida, el sacrificio de siempre de Turraca en el medio y las apariciones de Mendieta que marcaban el desnivel a favor del local. Pero aún con dos delanteros, el equipo siguió sin peso ofensivo y tampoco generó demasiado por las imprecisiones que se producían al intentar los ataques.

CABEZAZO AL GOL . García ya ganó en el salto y el balón va rumbo al fondo del arco. Foto: Jonathan Rincón.

Apenas ingresó Iberbia por el lesionado Alvarez (fue a marcar punta izquierda y Martínez pasó a la derecha) llegó el corner desde la derecha ejecutado por Pereira y el cabezazo perfecto del “Animal” Maximiliano García para poner el balón abajo, junto al palo derecho de De León que no logró desviarlo.Ventaja mínima pero justa para quien hizo mejor las cosas, pese a las dificultades apuntadas, ante un rival inofensivo y sin ideas que apostaba casi todas sus chances a alguna acción personal de Cólzera ( sobre todo en jugadas con pelota parada). Los Andes pudo aumentar la ventaja pero Vivas falló en el remate final al enfrentar a De león.

La mejor jugada del partido (una de las pocas, al menos) ocurrió a los 8’ del complemento cuando Mendieta habilitó de taco Iberbia, este desbordó por izquierda y mandó el centro al área que Vivas empalmó a la carrera pero el remate se fue desviado. El primer llamado de atención lo dio la visita a los 13’ cuando una buena habilitación de Cólzera para Montiel terminó con este cayendo en el área ante la marca de Iberbia ( los entrerrianos reclamaron penal) y poco después el ingresado Sosa remató desviado desde buena posición.

Uno nunca podrá determinar con exactitud si el equipo que va ganando retrasa sus líneas en su afán por defender o el que pierde redobla esfuerzos y busca con mayor ahinco en su afán por empatar. Lo cierto es que en los últimos 20’ el partido cambió de dueño y aún con sus limitaciones Juventud Unida se instaló en campo rival y comenzó a inquietar con mayor asiduidad a un Gagliardo que no tuvo fallas. El arquero fue clave para negarle el gol a Montiel, tras centro de Sagarzazú, al rechazar con sus pies en la misma línea de gol y más tarde en acción más espectacular que peligrosa, tireandose hacia atrás desvió un envió de emboquillada que había realizado Sosa. Del lado de Los Andes otra jugada espectacular sobre los 27’ con Mendieta como protagonista, quien ingresó al área por derecha, eludió tres rivales a la carrera y su remate al ángulo fue desviado por De León en gran atajada.

Para rescatar, sin dudas, los tres puntos de oro que dan oxigeno y permiten ganar tranquilidad. Algunas individualidades que mejoraron y otras que aún siguen en deuda. Una producción que fue de mayor a menor y que sin ser brillante, esta vez alcanzó para ganar y cortar la racha de resultados negativos. Para la complicada coyuntura que esta atravesando la institución, no es para despreciar … lastima que el hincha verdadero no lo pudo disfrutar como se merece.


SÁBADO 17 DE FEBRERO


VUELVE DE CORDOBA SIN PUNTOS Y SIN GLORIA


Los Andes pagó muy caro
su mezquino conformismo


Se aferró al empate, pero Instituto logró
un gol inesperado en el tiempo adicional


Por Alberto Rincón


Un gol de cabeza de Víctor López en el tiempo adicional frustró las aspiraciones de Los Andes de regresar con un punto desde Alta Córdoba para sumar una nueva y preocupante derrota frente a un limitadísimo Instituto que lucho contra su propia impotencia y obtuvo un premio exagerado cuando ya no lo imaginaba. Después de un comienzo auspicioso, el equipo lomense perdió el control del partido, retrocedió sus lineas y terminó refugiado en su propio campo, redondeando otra actuación deficitaria que lo complica cada vez más en la tabla de los Promedios.


Evidenciando una grave mezcla de conformismo e ineficacia, Los Andes paseó su pobre presente en Alta Córdoba y terminó perdiendo con otro equipo que parece padecer de males similares. Al igual que en Tucumán, el equipo Albirrojo no mostró ambiciones, fue demasiado conformista y apostó desde hora temprana a conseguir un punto, ante un rival que nunca supo como lastimarlo pese a tener campo y balón a disposición.

Sin dudas, lo mejor de la visita estuvo en el primer cuarto de hora, cuando jugó de igual a igual, dio lucha en el medio y aún con sus indisimulables problemas ofensivos ,merodeo un par de veces por el area local. Por entonces,los encuentros de Espínola y Mendieta eran la llave para producir alguna situación propicia. Ya a los 4'un remate de Mendieta superó la estirada del arquero y pegó en el travesaño sin que Cérica pudiera capitalizar el rebote. Poco después debió esforzarse Hoyos ante otro disparo de Mendieta y a los 22' en la única jugada bien hilvanada con salida rápida, Junior habilitó a Espínola por izquierda y este envió el centro del area, pero Hoyos llegó justo antes que Iberbia.

Instituto era un cúmulo de imprecisiones. Más allá de la posibilidad que desperdició Bailone apenas comenzado el partido, y que luego del cuarto de hora emparejó el juego y pasó a ser dominador, nunca tuvo ideas ni claridad ni precisión para vulnerar a una defensa muy nutrida donde sobresalió Emanuel Martínez anulando por completo al habilidoso Mauricio Tévez. Se puede decir que Gagliardo no tuvo mayores inconvenientes y solo registramos aquel cabezazo de Bailone , sobre los 38', tras centro de Antonio desde la derecha, que se fue muy cerca del palo izquierdo de Gagliardo.

Si bien, la primera mitad terminó con pleno dominio del local y en el segundo tiempo esa tendencia se fue acentuando, también es muy cierto que el local tenía una ceguera ofensiva tal que no le permitía generar acciones de riesgo y entonces su juego caía en la intrascendencia. Claro que Los Andes contribuía con su apatía futbolística a agrandar al adversario, porque todo el sacrificio que debía realizar para recuperar el balón, se diluía rápidamente ya que sus imprecisiones hacía que rapidamente lo volviera a perder. Así, ya no tuvo ni siquiera chances de generar alguna contra, casi no cruzó el mediocampo y dejó pasar los minutos aferrándose al cero a cero.

Por el lado de Instituto las cosas no estaban mejor. Con su gente exigiendo e insultando, el equipo cordobés siguió con su andar anodino e inefectivo. Recién a los 21' el negro Maximiliano Correa , uno de los pocos que se salvó de la crítica, exigió a Gagliardo con remate desde muiy lejos que el arquero envió al corner y casi sobre el final el mismo Correa cabeceó alto desde muy cerca.

Hubo alguna jugada polémica en el area visitante, pero el árbitro, siempre bien ubicado, no se dejó influir ante reclamos de los hinchas locales. El empate parecía sellado, más que por la labor defensiva de Los Andes ( donde sigue habiendo deficiencias), por la ineptitud manifiesta en función ofensiva del local. Pero en el segundo minuto de descuento,un último corner desde la derecha y la aparición (demasiado solo) de Victor López para meter un frentazo que fue inatajable para Gagliardo. Triunfo y alivio para las necesidad de Instituto. Derrota y la dura realidad de saber que habrá que luchar a brazo partido para lograr la permanencia por el lado de Los Andes. Claro que para ello deberá mejorar sustancialmente su nivel de juego , porque así...


LUNES 12 DE FEBRERO


Los Andes apenas consiguió un
deslucido empate con Almagro


Ganaba con gol de Espínola, pero Mieres logró la
la igualdad para el Tricolor que terminó con diez


Por Alberto Rincón

La transmisión 1000 de FUTBOL EN MIL RAYITAS no pudo ser coronada con una victoria de Los Andes, que volvió a evidenciar pronunciados altibajos en su producción y debió conformarse con un empate en un gol frente a Almagro. Carlos Espínola puso en ventaja al equipo de Lomas pero antes del final de la primera etapa, Brian Mieres igualó para el Tricolor, que en el segundo tiempo sufrió la expulsión de Saúl Nelle.


Ezequiel Cérica , de pobre desempeño, y un intento ofensivo que no prosperó. Los Andes no pudo superar a Almagro en Lomas. Foto: Web Oficial (Marian González).

Parecía que se daba y al final, Los Andes terminó desdibujando una actuación que fue de mayor a menor y ni siquiera pudo generar situaciones propicias cuando su rival se refugió contra su arco tras la expulsión de Nelle. Escasa cantidad de público en el Gallardón para observar un cotejo con pocas luces donde Los Andes volvió a padecer varias dificultades que no le permitieron lograr la victoria que tanta falta le hacía.

Sin llegar a ser destacado , al menos hubo algunas alternativas de interés en el primer tiempo donde Los Andes, tras un comienzo algo dubitativo tuvo su momento favorable, sobre todo luego que Espínola lograra la apertura del marcador, pero no supo aprovecharlo y casi impensadamente la visita logró la igualdad sobre el final de la etapa a través de Mieres y se fue al descanso con una igualdad que no merecía.

En el complemento, Los Andes perdió la brújula y Almagro empezó a darse cuenta que podía ser protagonista y ganar el partido. Tuvo un par de situaciones propicias que no logró concretar y manejó el control del juego, pero todo se le trastocó cuando fueexpulsado Nelle. Con un hombre menos, retrasó sus líneas y dejó venir a un Los Anmdes irresoluto, con pocas ideas y nada de precisión y no tuvo demasiados problemas para mantener la igualdad.

Poco y nada para rescatar en un Los Andes que sigue exhibiendo una preocupante falta de juego del medio hacia adelante. Solo algunos encuentros entre Mendieta y Espínola como para destacar, pero sin la profundidad necesaria, porque se diluían antes de llegar al área rival. El sacrificio de Turraca que no alcanza porque Pereira no gravita la suficiente y tanto Alvarez Suárez como Cérica no producen nada efectivo. Y pese a que Almagro tampoco fue muy punzante, se repiten desinteligencias en el fondo, hay fallas en la marca tanto en los centrales como por el sector de Iberbia, habiendo sido nuevamente Alvarez el mas parejo en la retaguardia.

Sin duda lo mejor del partido fue el gol de Espínola. Pisando el área ingresando por derecha sacó un zurdazo combado que supero la estirada de Limousín y se metió junto al segundo palo.El empate llegó cuando Gagliardo con mucho esfuerzo tapó un remate de Diellos, pero dio rebote y Mieres que ingresaba por derecha mando el balón al fondo del arco. Tuvo Los Andes en esa etapa un par de situaciones que no concretaron Espínola y Cérica y un cabezazo de Váldez apenas desviado. En cambio, Gagliardo tuvo más trabajo en el complemento, sobre todo en los primeros minutos donde Chávez en dos ocasiones, Diellos y Companucci tuvieron posibilidades que desperdiciaron.

Después de la expulsión de Nelle, Almagro optó por defenderse y Los Andes volvió a tener el balón, pero su ceguera ofensiva fue tal que apenas anotamos un par de intentos de Junior Mendieta y sobre el final una media vuelta de Cérica ,desde cerca, que se fue afuera.Otro empate con sabor a poco en el Gallardón. El tiempo dirá si se ganó un punto o se perdieron dos. La tabla del miedo empieza a acosar cada vez más y para alejarse definitivamente los empates no sirven, pero a veces logran evitar males mayores.


LUNES 05 DE FEBRERO


Una derrota dolorosa que

dejó a Los Andes sin Copa

Si "Gaby" Lobos y "Lucho" Pérez plantearon este partido con la idea de no dejarse llevar por delante por el equipo tucumano, jugando en una cancha con casi treinta mil personas en contra, en donde es muy fácil prepotearte, tienen que estar por demás satisfechos por lo hecho por Los Andes de la mitad para atrás al cabo de los primeros 45 minutos.
San Martín empezó el partido con todo, pero fue una ráfaga. A los 20 segundos la primera desatención del partido, quedó solo Sergio González que ingresó al área por izquierda, lo enfrentó a Gagliardo y su remate se fue desviado.
Después de los 10 minutos esa presión, ese constante ir del equipo tucumano, empezó a ceder, ya no tuvo la misma presión, la misma fuerza. Los Andes se fue ordenando, tirando sus líneas hacia atrás, a fuerza de refugiarse más cerca de Gagliardo, de armar por momentos dos líneas de 4, dejando muy solo a Cérica.
San Martín siguió teniendo la pelota, pero se lo hizo un poco más difícil llegar con posibilidades al arco de Gagliardo, a tal punto que llegó pero muy poco.
A los 22 minutos un centro de Busse desde la derecha, el pase hacia adelante ante la salida de Gagliardo, y bajo los tres palos por muy poco no la pudo empujar al gol Bieler; y por el segundo palo ingresaba Sergio González que tirándose con los pies hacia adelante tampoco llegó.

También para mencionar a los 30 minutos un remate bajo y cruzado de Galeano, ingresando por derecha, que obligó a una buena atajada de Gagliardo.
Demasiado poco para un equipo que era local, que tenía casi treinta mil personas a favor, que dominaba las acciones, que dominaba el campo. Demasiado premio para un Los Andes más mezquino, que avanzó muy poco, que se cuidó demasiado. Dio la sensación que cuando los tucumanos se empezaron a cansar, a fastidiar, porque no encontraban como meterse al área de Gagliardo, si Los Andes hubiera sido más incisivo, más agresivo, si hubiera tenido un poquito más de vocación ofensiva y no lo hubiera dejado tan solo a Cérica, porque no gravitó tanto Carlos Fernández y Mendieta apareció muy esporádicamente, hubiera tenido más posibilidades.
Sacando aquel centro de "Tito" Fernández que Mendieta no pudo capitalizar y el remate de Mendieta desde la puerta del área que tapó Ignacio Arce, Los Andes no tuvo llegadas. Pudo haber llegado, pudo haberlas tenido si se hubiera preocupado en atacar con un poquito más de gente.

Los Andes volvió a salir dormido en el segundo tiempo. Apenas comenzó, Bieler se metió entre los centrales, quedó solo frente a Gagliardo y definió mal.
Luego un tiro libre de Bieler que fue desviado por Gagliardo con las dos manos, tirándola al córner.
Merecía más el local, era más que Los Andes, a quien le costaba muchísimo cruzar la mitad de la cancha y no tenía para nada peso ofensivo.
La jugada más clara de Los Andes, fue también la más clara del partido, fue a los 18 minutos del complemento. Primero el arquero le tapó el gol a Iberbia, en el rebote media chilena de Cérica que volvió a tapar Arce y luego Mendieta remató para que se luzca otra vez el arquero desviándola al tiro de esquina.

A los 24 minutos llegó el gol, una desatención, buen pase de Galeano, apareció Bieler solo en la media luna del área, media vuelta y la mandó al fondo del arco. De nada valieron las protestas por una posición prohibida.
Después el equipo tucumano justificó ampliamente la victoria. Lo tuvo Busse a los 35 minutos, lo salvó Gagliardo tirando el balón al córner. Lo tuvo Gonzalo Rodríguez ingresando solo por derecha, cuando salió Gagliardo su remate salió desviado. A los 38 minutos un centro de Busse desde la derecha, Bieler anticipó a Gagliardo y la pelota se fue por arriba del travesaño. Tres situaciones muy claras.

Fue justificado ampliamente el triunfo tucumano. Los Andes fue impotencia, fue voluntad, fue sacrificio, pero el equipo no tuvo para nada peso ofensivo, no pudo acercarse con peligro como para mínimamente buscar el empate.
El gol de Bieler destrozó las ilusiones de Los Andes, el equipo después se desdibujó, no tuvo las armas necesarias como para cambiar esa situación, para dejar el planteo especulativo y para pasar a ser protagonista del encuentro.
Los Andes se va de Tucumán con las manos vacías, ni siquiera clasificando para la Copa Argentina.


LUNES 11 DE DICIEMBRE


Los Andes culminó el año con
otro empate con sabor a nada


No logró sacar ventajas en su momento favorable y
tras la expulsión de Linas se desdibujó su accionar


CON ALMA Y VIDA le pega el "Polaco" Linas, pero el balón se estrellará en el poste en lo que fue una de las chances mas claras que tuvo Los Andes para marcar. Foto: Jonathan Rincón.

Un nuevo empate que siembra más dudas que certezas cosechó Los Andes  en su última presentación del año. Terminó 0 a 0 frente a Nueva Chicago en cotejo de discreto nivel donde el equipo lomense tuvo su momento más favorable en los minutos finales del primer tiempo pero no logró concretar las situaciones de gol que generó. En el complemento, tras la expulsión de Linas, su labor se fue desdibujando ante un rival muy cauteloso que tampoco mostro demasiadas virtudes y casi no se arrimó al arco de Gagliardo, pese a terminar en superioridad numérica.

Por Alberto Rincón

Ezequiel Cérica hostiga al defensor de Nueva Chicago que trata de despejar. Foto:Jonathan Rincón.

lucha En el Gallardón no se pierde, pero tampoco se logra ganar… y el público local que volvió a darle la espalda al equipo con su poca presencia, otra vez se fue de la cancha mascullando bronca, porque el equipo sigue sin brindar lo que el hincha pretende. Es verdad que hubo un momento donde Los Andes marcó una clara superioridad y mereció ponerse en ventaja, pero su falta de definición y también, porque no, en alguna oportunidad su mala fortuna, no se lo permitió. Es que en los últimos 20’ del primer tiempo, Los Andes acumuló méritos para pasar a ganar y tuvo chances inmejorables que no logró cristalizar.

Hasta entonces el partido era chato, aburrido, sin luces. Los Andes queriendo ser protagonista y Chicago aguantando la situación, con mucho toque intrascendente y cero poder ofensivo. La primera situación clara se preodujo a los 24’ cuando tras centro de Martínez, el cordobés Alvarez Suarez cabeceo afuera desde muy cerca. Después, una tras otra llegaron las jugadas que Los Andes no logró traducir en gol. A los 27’ un tremendo remate de Linas, pegó de lleno en el poste izquierdo de Requena, el balón recorrió el área y se fue por el otro sector; a los 39’  Requena debió exigirse para conjurar un remate muy fuerte de Iberbia y sobre los 42’ dos veces tuvo el gol “Pastelito” Cérica y no pudo convertir.

Por entonces se vio un Alvarez Suárez más activo que otra veces y un promisorio debut de la “Ratita” Gonzalo Díaz, muy pícaro y atrevido y muy rápido para encarar siempre. Cérica estuvo muy movedizo y mas preciso y participativo, incluso combinando  con acierto con Linas, pero a los dos les faltó algo: precisión para definir . Por eso el primer tiempo terminó sin goles, cuando Los Andes merecía estar ganando el partido.

El trámite le siguió favoreciendo al local en el comienzo del complemento donde Requena logró desviar con esfuerzo un tiro libre de Alvarez Suárez y casi sobre el cuarto de hora le ganó un mano a mano a Linas , que en la jugada siguiente recibió la tarjeta roja por una fuerte infracción. Entonces todo se complicó.  El equipo, con uno menos, fue perdiendo prestancia en su juego, ya no atacó con tanta asiduidad y su labor se fue desdibujando. Chicago pasó a tener el control del balón y el campo, pero siguió siendo inofensivo a la hora de atacar al punto que casi no remató al arco de Gagliardo. Las únicas  situaciones favorables que recordamos fueron en el primer período, un cierre de Iberbia para ganarle con lo justo a Martinuccio que se aprestaba a conectar un pase atrás de Monteagudo, quien le había ganado a Váldez en el área y luego, ya cuando el partido terminaba (se jugaba descuento) esta vez fue el propio Sebastian Váldez quien debió exigirse al máximo para cortar un pase de Bandunciel para la entrada libre de  Carrillo.

Un empate más como local, con el mismo sabor a nada de siempre. Se arribó a la mitad del torneo y aún las posibilidades del equipo siguen siendo una incógnita. Si bien la posición en la mitad de la tabla permite estar muy cerca de los objetivos ( a seis de los punteros,
cerca de la clasificación para el Reducido y también con muchas chances de clasificar a la Copa Argentina) ,desde otra perspectiva también se puede afirmar que no hay que descuidarse de la otra tabla, la que define los seis descensos, porque aún cuando hay cierto margen a favor, un par de resultados negativos todo lo puede complicar. Uno se sigue lamentando la cantidad de puntos que se dejaron escapar jugando como local y al mismo tiempo se preocupa porque en lo que resta del torneo hay que jugar muchos partidos en el interior, donde todo se hace más difícil. Las respuestas las comenzaremos a tener allá por febrero cuando se reinicie el campeonato luego del receso de fin de año y ojalá sean las que todos anhelamos.

PASTELITO AMARGO. En la misma jugada, dos veces Ezequiel Cérica tuvo el gol y no lo pudo concretar cuando Los Andes era muy superior en el final del primer tiempo. Foto: Jonathan Rincón.


MARTES 05 DE DICIEMBRE


Los Andes empezó mal, terminó
bien y sumó un punto en Tandil


Mejoró en el complemento, empató
y pudo ganar pero no fue eficiente


LA FOTO DE TODOS: Preciso instante en que Cérica saca el disparo que se convertirá en el gol del empate de Los Andes. la imagen captada por FUTBOL EN MIL RAYITAS que todos los medios - locales, nacionales y hasta de Tandil- utilizaron (algunos mencionando la fuente y otros no) para ilustrar sus notas. Foto: Jonathan Rincón.

Los Andes mejoró notablemente en el complemento la floja producción de la parte inicial y terminó acumulando méritos para conseguir la victoria frente al limitado Ramón Santamarina, pero su falta de eficacia se lo impidió y debió conformarse conel empate en un gol en un cotejo de escaso nivel técnico jugando ante escaso marco de público en el estadio Municipal de Tandil. Ezequiel Barrionuevo (el mejor del local, que luego salío lesionado) puso en ventaja a Santamarina en una de las pocas situaciones propicias que generó. Los Andes marcó una clara supremacía en el complemento, el ingresado Ezequiel Cérica  estableció la igualdad y tuvo varias chances para ganar que no supo concretar.

LA FOTO EXCLUSIVA:Nuestro envíado vuelve a gatillar cuando ya el balón superó la acción del arquero Papaleo y Cérica palpita el desenlace. Foto: Jonathan Rincón.

Por Alberto Rincón - Especial desde Tandil-


Por el final, queda una imagen alentadora porque allí Los Andes fue el dominador absoluto de las acciones y se llevó por delante a su rival, claro que ello fue producto de su empuje, su temperamento y su sacrificio, el futbol otra vez estuvo ausente, más aún esta vez no hubo empacho en buscarlo como sea, aún abusando del pelotazo como argumento y dejanbdo de la lado el toque y el juego de equipo que su técnico pregona.

Por el principio, queda una imange preocupante, la misma de siempre con incertidumbre e interrogantes de lo que verdaderamente este equipo está en condiciones de brindar. Porque le cuesta hacer pie, no tiene un conductor definido y no genera situaciones más allá de alguna que otra acción individual (casi siempre de Mendieta, alguna de Alvarez Suárez);  encima y aún cuando sus rivales carezcan de jerarquía, lo llegan a lastimar  en las contadas oportunidades que logran atacar.

Santamarina (lo dijo su propio entrenador) presenta muchas carencias en su equipo y salió a aguantar el partido , esperando alguna oportunidad para sorprender de contra.  Y como es habitual, a Los Andes le costó ponerse las pilchas de protagonista, porque con escobar y Turraca ganaba en posesión, pero no tenía creación ; Alvartez Suárez estuvo mas activo pero siempre impreciso y sólo restaba alguna aparición de Mendieta para el desequilibrio porque Linas estaba muy controlado y casi no entraba en juego.

El partido se hizo deslucido y ordinario. El local inquietó con algunos remates de media distancia de Pérez y Biela, mientras que la visita avisó con un buen intento de Alvarez Suarez por izquierda con remate por arriba del travesaño y un disparo desviado de Mendieta tras centro del cordobés.

El distinto que tuvo el partido se llamó  Ezequiel Barrionuevo quien tuvo a mal traer a Iberbia y sobre los 37’ sacó un fortísimo remate que dio de lleno en el travesaño ( ¿llegó a tocarlo Gagliardo?), la jugada siguió y tras un centro ahora desde la izquierda, apareció nuevamente Barrionuevo para ganarle al cierre de Iberbia y con remate cruzado  meter el balón junto al palo derecho de Gagliardo para establecer la diferencia.

En el complemento, el local retrasó sus líneas peligrosamente, con lo que el balón y el terreno pasaron a ser patrimonio exclusivo de Los Andes, que aún así durante el primer cuarto de hora siguió luchando contra su propia impotencia. Hasta que Rondina se decidió y mando a “Pastelito” Cérica a la cancha, quien tres minutos más tarde logró la igualdad definiendo con  preciso disparo tras la habilitación Mendieta. Poco después el mismo “Pastelito” tuvo el segundo pero esta vez su remate se fue apenas desviado.

De allí hasta el final fue todo de Los Andes  ante un rival que solo atinaba a defenderse. La presión fue insistente, con Martínez subiendo  por derecha , con Alvarez Suárez desequilibrando por izquierda y en los últimos minutos con la presencia de Bogado para acompañar a los dos hombres de punta. Lo tuvo Linas a los 29’ cuando le ganó bien la posición a Sanchez, pero Papaleo se quedó con su remate al gol. Y la más clara ocurrió a los 39’ cuando el arquero logró contener abajo, junto a su palo derecho, una precisa definición de Bogado.

No hay dudas que Los Andes fue mucho más y mereció la victoria. En lo que sí persisten los interrogantes en el funcionamiento del equipo que no logra superarse con el correr de los partidos. En Tandil, ante un rival con escasos argumentos, esgrimió la entrega y el amor propio que sirvió para no perder pero no alcanzó para ganar. Puede ser un tema de preocupación para el próximo partido, como sin duda lo será la ausencia de Mendieta (llegó a la quinta amarilla) y hay que sumarle otra mala noticia que es la grave lesión que sufrió el defensor Matías Váldez, quien seguramente estará un largo tiempo inactivo.


ESPECTACULAR ACCION de Montenegro tratando de impulsar el balón ante la salida de Papaleo. Biela sólo observa. Foto: Jonathan Rincón.


LUNES 27 DE NOVIEMBRE


UN GOLAZO DE TIRO LIBRE DE BOGADO PUSO EL 1 A 1

Los Andes apenas pudo empatar
frente a Estudiantes de San Luis


VUELA PERO NO LLEGA. El arquero Sebastián Cuerdo sólo puede mirar como el tiro libre de la "Joyita" Bogado se transforma en el empate de Los Andes cuando faltaba muy poco para el final del partido. Foto: Jonathan Rincón.

Volvió a defraudar en el Gallardón y
el punto sólo le sirve como consuelo


Un espléndido tiro libre ejecutado por Rodrigo Bogado muy cerca del final, le permitió a Los Andes evitar una  dura derrota en el Gallardón frente a Sportivo Estudiantes de San Luis que se había puesto en ventaja apenas iniciado el partido a través de  Matías Conti. El equipo de Rondina volvió a quedar en deuda con su gente, evidencio preocupantes deficiencias en defensa, no tuvo sustento en la creación y reiteró su ya habitual falta de poder ofensivo. Y para completar una mala tarde, Matías Linas malogró un tiro penal.


PENAL MALOGRADO. El disparo del "Polaco" Linas fue débil y al medio del arco, permitiendo al arquero Cuerdo rechazar con sus piernas. Foto: Jonathan Rincón.

Por Alberto Rincón


En el Gallardón sigue fracasando. A pesar de estar invicto como local, el equipo juega mal, llena el futuro de interrogantes y su rendimiento, al menos, es para preocupar. Ante los puntanos logró rescatar un punto casi en la agonía, merced a un tiro libre perfectamente ejecutado por Rodrigo Bogado, que había ingresado un ratito antes, pero sus problemas son indisimulables. Otro paso atrás, luego de la alentadora victoria de visitante ante Riestra, donde al menos mostró otra actitud.

Practicamente, Los Andes empezó perdiendo desde los vestuarios. Sólo habían  transcurrido dos minutos cuando Matías Conti peleó y ganó un pase largo ante la marca de Matías Váldez, a quien dejó desairado y al enfrentar a Gagliardo definió con remate preciso.

Sin duda, esta contingencia, hizo variar el trámite del partido. Porque la visita, que seguramente venía preparada para defender en su campo y salir de contra, se vio favorecida por el desconcierto que empezó a reinar en el equipo local, donde las imprecisiones y los errores estuvieron a la orden del día. Los Andes comenzó a luchar contra su propia impotencia , con las dificultades ya habituales en la generación y en la definición, aunque esta vez todo se agravó por las desinteligencias en el fondo, que hicieron agrandar al rival, más aún luego que el juez sancionara un penal por infracción a Montenegro y Matías Linas lo ejecutara en forma deficiente permitiendo que el arquero Cuerdo (había ingresado poco antes al sufrir una grave lesión Lupardo) desviara con sus piernas el balón.

Entonces, Los Andes se transformó en un equipo a la deriva y el rival supo sacar provecho de ello para hacerse del balón con Bustos y Freire, principalmente, mandando en el medio  y buscando lastimar con la movilidad de Gastón Ada y el empuje avasallador de Conti. Más allá de un cabezazo de Matías Valdez que se fue alto, en un tiro de esquina, Los Andes no tuvo mas situaciones de gol ya que Turraca y Montenegro eran superados en el medio, Sanabria y Alvarez Suárez casi no entraron en juego y cuando lo hicieron no lograron nada positivo y tanto Mendieta como Linas no podían quebrar el fondo rival donde Corulo fue lo más destacado.

Hubo un gol  de Corulo de cabeza anulado por presunta posición adelantada y tuvo Estudiantes varias situaciones propicias para aumentar la ventaja, las más claras cuando Cuello no logró definir frente al arquero; luego fue Ada quien enfrentó a Gagliardo y su remate se desvió en la pierna de Matías Valdez y se fue muy cerca de un poste y ya sobre el final de la etapa falló Acuña al rematar desviado desde inmejorable posición.

No varió demasiado  la situación en el complemento. Los Andes siguió con sus penurias a cuestas y aún teniendo más el balón y jugando mas cerca del arco rival, lo suyo siguió siendo improductivo, a pesar que el arquero y los defensores rivales no coordinaban demasiado cuando caía algún centro aéreo. Asi fue que Matías Váldez logró conectar de cabeza en el área pero el balón se fue arriba apenas comenzado el segundo tiempo y luego hubo que esperar hasta los 32’ para que en otro centro, tras un corner de Mendieta, el arquero no reaccionó, llegó  el ingresado Miranda para meter el frentazo y providencialmente el balón pegó en la cabeza de Quiroga, que asi evitó la caída del arco visitante.


Con más amor propio que ideas, Los Andes siguió buscando, ya con  Cérica, Miranda y Bogado en la cancha. Los cambios no lograron mejorar el juego pero sobre los 40’ de un pelotazo largo de Matías Váldez se produjo la falta de Quiroga a Cérica ( un agarrón arriba) y el exquisito  remate en el tiro libre de la “Joyita” Bogado para establecer la paridad.

Empate que no conforma, ni por asomo, porque de local se siguen dejando escapar puntos más que importantes.  Pero siempre uno es mejor que nada,  más aún cuando el rendimiento fue tan deficiente y además porque ya en los instantes finales, Gagliardo desvió al corner un remate cruzado de Ada que iba adentro  y en la última jugada, por muy poco Corulo no pudo definir con precisión y en su esfuerzo terminó lesionándose. Por eso el punto es bienvenido, claro que sólo el futuro podrá sentenciar si tendrá algún valor o si por el contrario se lamentará los dos que se volvieron a escapar.


LA JUGADA DEL PENAL. La pierna del defensor choca con Montenegro que fue al piso y el juez sancionó la pena máxima.
Foto: Jonathan Rincón.


MARTES 21 DE NOVIEMBRE


Un triunfo tan valioso como trabajoso
logró Los Andes ante Deportivo Riestra


LA EMBOCA "PASTELITO". En la lluviosa tarde de Caseros, Ezequiel Cérica ya conectó al gol el centro de Alvarez Suárez para convertir su primera conquista con la casaca "Milrayitas". Foto: Jonathan Rincón.

Se impuso 1 a 0 con gol de “Pastelito” Cérica
en un encuentro discreto y muy friccionado

Una laboriosa, merecida e importante victoria logró Los Andes frente a Deportivo Riestra en la cancha de Estudiantes de Buenos Aires en un partido cargado de fricciones y escaso vuelo futbolístico jugado en un campo de juego con algunos sectores con mucha agua debido a la intensa lluvia. El único gol lo marco el ingresado Ezequiel “Pastelito” Cérica en la parte final, donde el equipo lomense marcó una supremacía en el juego.

DEBIO TERMINAR EN GOL. Pero Junior Mendieta no se la dio a Linas y busca hacer la personal. Se la terminó quitando Gustavo Benítez (9) frustrándose una gran chance de Los Andes en segundo tiempo. Foto: Jonathan Rincón.

Por Alberto Rincón

La historia no admite discusiones. Más allá del cotejo por Copa Argentina que fue empate y ganó Riestra la definición por penales allá por 2011, el historial en partidos del ascenso refleja una contundente paternidad del equipo lomense sobre el del Bajo Flores. Con el de ayer, son siete las victorias obtenidas por el “Milrayitas” en la misma cantidad de enfrentamientos. El triunfo fue muy trabajoso, es verdad, pero a todas luces justo porque Los Andes tuvo mejores intenciones, sobre todo en la parte final y aún cuando no estuvo muy lúcido en función ofensiva fue quien tuvo las chances más claras, todo dentro de un marco de mucha lucha y escasas alternativas de interés.

El primer tiempo empezó con buen ritmo. La cancha ayudaba a darle rapidez a las acciones pero a la vez en algunos sectores había mucha agua y se dificultaba jugar. Muy rápido, Herrera exigió a Gagliardo y poco después un remate de Mendieta se desvió en un defensor y casi se convierte en gol en contra. A medida que pasaron los minutos el juego perdió atractivos, se hizo monótono y aburrido con dos equipos que no lograban prosperar en acciones ofensivas. En Los Andes Turraca y Montenegro daban battala en el medio donde Alvarez Suárez, algo más adelantado y jugando por izquierda fue gestando una de sus mejores producciones desde que llegó a Los Andes. Claro que Sanabria volvió a tener una floja actuación y tampoco cooperaron Linas y Mendieta que fueron los hombres mas adelantados, por lo que se le hizo cuesta arriba generar situaciones de gol sobre el área adversaria.

Lo más claro para Riestra estuvo sobre los 18' cuando Herrera llegó a eludir a Gagliardo pero se abrió mucho y mando el centro con el arco libre, pero ningún compañero lo pudo aprovechar. Los Andes en tanto se acercó con un remate de Alvarez Suárez que desvió el arquero y sobre el final de la etapa la polémica cuando Sanabria cayó en el área tras combinar con Linas . En la cancha dio la sensación que lo tomaron del hombro ( ver foto de Jonathan Rincón), pero luego en los videos que observamos no parece lo mismo. Se reclamó mucho pero el juez Cernadas, de flojo desempeño, hizo caso omiso .

Hubo poco para destacar de ese primer tiempo, pero en el complemento poco a poco Los Andes fue convirtiéndose en dueño de la situación, ante un adversario que apostó a lastimar de contragolpe. Manejo el partido el equipo de Rondina, sin sobresaltos en el fondo; con el empuje de los volantes y el aporte de talento de Alvarez Suárez.. Sin embargo, sus mejorandar no hallaba eco en los delanteros ya que Linas no entraba en juego y Mendieta,pese a su empeño, tuvo una mala tarde y aporto muy poco de positivo. Encima Sanabria siguió deambulando sin generar acciones importantes.

Riestra daba muchas ventajas cuando se adelantaba, pero Los Andes no las aprovechaba. A los 27’ Mendieta encabezó una replica , tenía sólo a Linas por derecha y Alvarez Suárez que llegaba por izquierda, pero se demoró, intentó hacer la personal y al final terminó perdiendo el balón con Gustavo Benítez que era el único que defendía. Poco después el mismo Mendieta habilitó a Alvarez Suárez que llegó al fondo por izquierda, envió un potente centro al corazón del área y el ingresado Cérica sólo tuvo que empujarla para convertir su primer gol con la “Milrayitas” y marcar la diferencia.

Casi enseguida Luis Quiroga ( había ingresado un rato antes y le dio mayor precisión y claridad a Riestra) sacó un disparo desde afuera del área que Gagliardo terminó rechazando con el pie derecho salvando milagrosamente su arco. Los minutos finales fueron emotivos por la persistente cual ciega búsqueda de Riestra por llegar al empate mientras el equipo de Rondina no estuvo fino para definirlo de contra y por lo tanto se vio obligado a sufrir hasta el final. Victoria muy valiosa, para alejarse de los de abajo (hablando de promedios) y acercarse a los de arriba para pelear primero la clasificación a la Copa Argnetina 2018 y luego por ingresar al Reducido. El equipo mostró empeño, sacrificio, orden y coraje. Puede ser un buen indicio, aunque aún está lejos de alcanzar el nivel futbolístico esperado… aunque ganando todo puede resultarle mucho más sencillo
.

¿FUE PENAL? .Sanabria se apresta a recibir el pase de Linas, pero el defensor Daniel Silvani da la sensación de agarrarlo del brazo. El "Chino" cayó y reclamó penal pero el árbitro no lo sancionó.
Foto: Jonathan Rincón.


SÁBADO 04 DE NOVIEMBRE


CADA VEZ JUEGA PEOR

Un penal en tiempo adicional
salvó a Los Andes de la derrota



CAMINO AL EMPATE. Casi cayéndose Junior Mendieta remata el penal que le dará a Los Andes una agónica igualdad. Foto: Jonathan Rincón.

Los jujeños, con un hombre menos, ganaban con gol
de Matricardi y Junior Mendieta obtuvo la igualdad


Un penal convertido por Junior Mendieta en tiempo adicional le permitió a Los Andes evitar la derrota en el Gallardón frente a Gimnasia y Esgrima de Jujuy y decretar un agónico empate en un gol en un partido de escasas alterantivas de interés donde el equipo de Sergio Rondina volvió a dejar una deslucida imagen. Los jujeños, que se quedaron con un hombre menos por la expulsión de Alejandro Manchot a los 8’ del complemento, habían logrado la transitoria ventaja a través de Patricio Matricardi.


NI SACANDOLE LA LENGUA, puede Osvlado Miranda superar la férrea marca de Alejandro Manchot que luego se iría expulsado. El delantero sigue sin convertir goles en Los Andes. Foto: Jonathan Rincón.

por Alberto Rincón


Cada vez peor. En vez de mejorar, se acentúan las deficiencias del equipo “milrayitas” partido tras partido. Se repiten errores tácticos, no se logra el funcionamiento que el técnico pretende y se termina en el pelotazo intrascendente, las individualidades no aparecen y Los Andes está muy lejos de ser el equipo que todos ambicionamos. El empate en tiempo adicional no hace más que disfrazar una actuación muy deficiente y aunque pueda resultar justo, porque el rival tampoco mostró cualidades para merecer la victoria, la realidad indica que el equipo de Rondina padece una amnesia futbolística de la que deberá salir rápidamente si no quiere comprometerse en la temida lucha de la permanencia.

Seguramente con Sanabria, Mendieta y Bogado en la cancha, el técnico habrá pretendido conseguir una mayor cuota de generación de juego y así poder abastecer con mayores pretensiones al único delantero bien definido que fue Miranda. Pero Sanabria y Bogado siguen sin levantar su nivel y Mendieta aparece con muchas intermitencias, por lo cual se hace cada vez más difícil llegar con posibilidades ciertas al arco rival. Alvarez Suárez sigue deambulando sin gravitar en el medio donde reapareció Turraca y parece haberse contagiado del resto porque no tuvo tampoco una buena actuación. Afortunadamente, los rivales no muestran mayores ambiciones y no se prodigan demasiado por atacar, porque la fragilidad en el sector defensivo continúa y zozobra ante cualquier intento preciso del rival.

Parecía que iba a ser entretenido, Porque en los primeros minutos, los dos le dieron dinamismo a las acciones buscando el ataque frontal, aunque sin lograr ninguno la penetración necesaria para llegar al gol. Pero el aburrimiento y los bostezos llegaron pronto, todo se hizo monótono y deslucido, porque Los Andes tenía la pelota pero no generaba riesgo y la visita llegaba muy poco dedicándose más a defenderse que a otra cosa. De todos modos, de las poquísimas situaciones acontecidas, el “Lobo” tuvo las más claras Por un remate de Auzqui, que pudo desviar Gagliardo; un centro de Frezzotti que conectó Salces en el segundo palo, rechazando el arquero con sus pies en la línea de gol y por un centro de Sanabria que el mismo Salces no pudo llegar a cabecear. Los Andes, por su parte, sólo intento con algunos remates desde media distancia de Mendieta y recién en el final de la etapa, tras un tiro libre de Bogado tuvo una situación muy clara pero el cabezazo débil de Maximiliano García terminó en las manos del arquero Burrai.

Nada cambio en el complemento. Los Andes siguió teniendo el dominio del campo y el balón, pero las pocas situaciones siguieron siendo para la visita, que desde los 8’ se quedó con un hombre menos por la expulsión de Manchot. Claro que esa diferencia no se notó porque la inoperancia del equipo local fue tal, que Gimnasia prácticamente no pasó sobresaltos, más allá de un centro de Mendieta que por muy poco no logró conectar Bogado. Los cambios realizados por Rondina no hicieron variar el panorama. Cérica y Linas adelante, no conseguían desequilibrar a una defensa muy firme y expeditiva y no fue demasiado lo que pudo aportar Espínola desde el mediocampo.

La inefectividad de Los Andes llegaba a exasperar y su adversario, en dos rápidas contras estuvo cerca de marcar el gol pero en ambas Gagliardo logró ganarle el duelo al habilidoso Tesuri . Pero a los 37’ en un tiro libre ejecutado por Auzqui, el ingresado Matricardi escapó a la marca de Alvarez y fue a buscar el balón junto con Gagliardo, quien intentó rechazar con el pie, pero el mismo dio en el hombre jujeño y mansamente se encaminó hacia adentro del arco local.

Cuando ya se jugaba un minuto y medio de los cuatro adicionados por el juez, Espínola volvió a mandar el balón al área y en su trayecto pegó en el brazo de Frezzotti (eso entendió el árbitro) que estaba justo en la puerta del área grande . Penal muy discutido por los futbolistas jujeños y desde los doce pasos Mendieta con remate alto a la izquierda de Burrai sentenció la igualdad. Sirvió para calmar los ánimos, para sumar al menos un punto que siempre es mejor que nada y para que los hinchas apaciguaran lo que se vislumbraba una dura despedida. No sirve de mucho de cara al futuro, porque tanto el técnico como los futbolistas deberán replantearse en estas dos semanas sin partidos (queda libre), los motivos por los que se juega tan mal y trabajar en busca de las soluciones para revertirlo. El equipo atraviesa una crisis de identidad y tiene que definir cuanto antes a que pretende jugar, o al menos de que manera plantear los partidos para, sino se puede jugar bien, al menos intentar conseguir resultados positivos. Y eso, antes que los temores y la desesperación aparezcan si el promedio no se puede mantener. Porque ahora, hay que pensar en esa tabla… pensar en otra cosa, empieza a resultar una utopía.


DOMINGO 29 DE OCTUBRE


Los Andes, "perdido" entre
su confusión y su impotencia


Villa Dálmine fue más práctico y efectivo
y se impuso merecidamente por 2 a 0


LA UNICA OPORTUNIDAD . que tuvo Los Andes en el primer tiempo, pero Miranda no logra conectar con precisión el centro de Alvarez y rechazará Perafan. Foto: Jonathan Rincón.

En una preocupante mezcla de confusión e impotencia, Los Andes sufrió una clara derrota en Campana  por 2 a 0 ante el Villa Dálmine de “Felipao”.  Los cambios tácticos dispuestos por Rondina no rindieron el resultado esperado  y el equipo lomense se diluyó en su propia intrascendencia.  Fernando Alarcón y Franco Flores marcaron los goles del ganador, que de haber estado más preciso en los minutos finales pudo haber logrado una diferencia más abultada.


Por Alberto Rincón


CERICA NO PUEDE. "Pastelito" no logrará superar la estricta marca de Fernando Alarcón. Foto: Jonathan Rincón.

Al final, Rondina escondió tanto que el equipo se perdió en sus propias inseguridades y dudas. Fue evidente que los futbolistas no supieron o no pudieron desarrollar lo que el entrenador propuso para este partido y el equipo fue un cúmulo de desaciertos e imprecisiones. El propio técnico, en conferencia de prensa admitió ser el único responsable de la mala actuación y la derrota en Campana, donde el equipo “Albirrojo” suma ya 34 años sin victorias.

Claro que más allá de las declaraciones, quedó reflejado que el técnico de Los Andes planificó el partido pensando mucho más en contener y anular los atributos que pudiera presentar el adversario que confiar en lo que pudieran brindarle sus propios futbolistas.  Y ese cambio implementado en el aspecto táctico terminó de desorientar y confundir por completo a un Los Andes que una vez más mostró enormes dificultades para la generación de acciones ofensivas a lo que hubo que sumarle una mayor vulnerabilidad  al intentar defender con línea de tres.

El comienzo fue parejo, porque tampoco el local mostraba mayores cualidades. No hubo situaciones de riesgo hasta que a los 20’ en una jugada con pelota detenida, tras la ejecución de un corner, Fernando Alarcón logró la apertura del marcador. Allí comenzaron a hacerse cada vez más notorios los desacoples del visitante en todas sus líneas. Un error de Matías Valdez casi termina en el segundo gol local, pero Gagliardo logró desbaratar el remate de Burzio y en la única llegada digna de mención, sobre los 35’ Miranda no pudo conectar un centro de Alvarez y en el rebote un defensor llegó antes que la cabeza de Mendieta, quien cayó el piso reclamando un penal que el árbitro no otorgó.

Si en el primer tiempo se podía hablar de cierta paridad en el juego, todo se le desbarrancó a Los Andes cuando Franco Flores en una rápida contra, tras un error de Escobar, recibió el pase de Renzo Perez, enfrentó a Gagliardo, lo eludió y convirtió con el arco libre. Los Andes, que antes había tenido una chance con un remate cruzado, pero débil, de Escobar que contuvo Perafán,  iba a tener en pocos segundos (entre los 19 y los 20 minutos) tres claras oportunidades para descontar, pero el arquero local se lució al tapar un cabezazo de Sebastian Valdez, junto a su palo derecho; tras el corner, desvió el frentazo de Miranda, el balón dio en el travesaño y enseguida volvió a rechazar , en espectacular vuelo, ante el intento de Sanabria. Allí prácticamente quedaron frustradas todas las expectativas de Los Andes.

Lo que siguió hasta el final, fue todo desorden e impotencia, quedando expuesto a los contragolpes de un rival que de haber estado más preciso pudo haber sacado  mayor amplitud en el resultada ya que Córdoba, Burzio y el ingresado Giordana en ese orden perdieron claras oportunidades, más allá de muchos otros intentos que no prosperaron por propias imprecisiones, ante un Los Andes sin respuestas.

Derrota que duele y preocupa. El esquema táctico dispuesto por Rondina no surtió efecto. Con solo tres en el fondo, aparecieron falencias en Matias Valdez y Maximiliano García y sólo Sebastian Valdez sacó un aprobado. Alvarez fue el más productivo escalando siempre por derecha, porque Iberbia se mostró muy estático y no aporto ofensivamente ; Escobar y Alvarez Suárez no aportaron casi nada desde el mediocampo y la voluntad de Mendieta fue muy poco para gestar acciones importantes ya que más allá del empeño que ponen Miranda ( las baja todas pero con los pies no le sale nada) y Cérica (por más que busca, no logra generar nada positivo), hacer un gol parece una misión casi imposible para los dos. El técnico, más honesto que nunca, reconoció su responsabilidad… Ahora nos volvemos a preguntar … ¿ De que sirve esconder tanto si seguimos sin encontrar el camino hacia un mejor funcionamiento del equipo?...


RECHAZO EXPEDITIVO de Juan Celaya (luego salió lesionado) ante la presencia del "Chueco" Mendieta. Observan la acción Alarcón y Sapetti. Foto: Jonathan Rincón.


MARTES 17 DE OCTUBRE



POLACO GOLEADOR. Linás le ganó a cierre de Javier Capelli y el balón viaja al fondo del arco. Una laboriosa victoria logró Los Andes ante Sarmiento de Junín . Foto: Jonathan Rincón.

Con poco, le alcanzó para
aprobar ante Sarmiento


Ganó 1 a 0 con gol de Linas y fue justo,
aunque en el juego sigue sin convencer


Un gol del ingresado Matías Linás a 12 minutos del final, le dio a Los Andes una trabajosa victoria sobre Sarmiento de Junín en un cotejo de escaso nivel técnico y pocas aristas relevantes. El equipo lomense había comenzado mejor pero no aprovechó las pocas situaciones que generó en el primer tiempo y luego su labor se fue desdibujando ante un rival que tampoco tuvo atributos para destacar. Con Mendieta y Linas en la cancha, en el segundo tiempo, pudo marcar la diferencia en el marcador aunque en el juego las cosas no variaron demasiado.



LA JUGADA DEL GOL: El "Chueco" Mendieta ya sacó el remate, que luego del rebote en el palo se convertirá en el gol de Linas para el triunfo de Los Andes. Foto: Jonathan Rincón.

Por Alberto Rincón


Goles son amores, y los triunfos cambian los estados de ánimo. Y en un torneo tan duro y parejo, donde la mediocridad reina en la mayoría de los equipos, no puede menospreciarse una victoria. Porque aún cuando el funcionamiento no sea el que se pretende (al menos el que nosotros pretendemos) ganar significa sumar tres puntos y hace falta sumar y sumar para no pasar sobresaltos en un torneo corto con nada menos que seis descensos.

Seguramente, un nuevo empate como local hubiera significado muchas críticas, enojos y decepción en la parcialidad “Milrayityas”. Esto estuvo muy cerca de consumarse, por eso no podemos ser tan exitistas como para olvidar lo que vimos y subirnos al tren del éxito. Es verdad, se ganó un partido muy importante, los puntos son más que valiosos, el resultado sirve para trabajar con mayor tranquilidad por espacio de dos semanas ( no hay futbol en próximo finde por las elecciones), pero en cuanto al funcionamiento del equipo no vimos una gran mejoría .

Sin entrar a analizar demasiado al rival ( juegan tan mal o peor que Los Andes), nos quedó en claro que aún no se corrijen falencias muy notorias que se vienen produciendo en cada partido, sigue habiendo errores tácticos y desde lo individual, no aparecen aquellos futbolistas en los que el técnico depositó su confianza. Por fortuna, cuando se generan esos desequilibrios defensivos, Los Andes no los paga caro, porque sus rivales no tienen ambiciones y son inofensivos en sus intentos. Y lo más evidente, es su falta de generación de juego y la escasa gravitación ofensiva pese a jugar con dos delanteros que pasan casi desapercibidos y no gravitan nunca en el área rival.

Por todo lo dicho, a Los Andes le cuesta mucho acumular merecimientos para ganar un partido y más aún le cuesta poder llegar al gol. Así y todo fue el dominador en los primeros 30’, pero lo poco que generó lo despilfarró. Un cabezazo desviado de Escobar ( fue de menor a mayor y terminó siendo el mejor del equipo) , una media vuelta de Cérica que encontró bien ubicado a Vicentini y una muy mala definición de Sanabria ( empezó bien y terminó otra vez en la intrascendencia), solo frente al arco, fueron las chances que le dieron un hándicap favorable ante un Sarmiento totalmente deslucido donde solo se destacaba el trajinar de Garnier en el mediocampo y que recién encontró el balón en los minutos finales de esta etapa.Preciusamente, en la última jugada,por primera vez arrimó cierto peligro el visitante con un disparo cruzado de Rinaldi que se fue desviado.

Nada cambió en el reinicio. Los Andes era todo confusión y Sarmiento , pese a su conformismo, seguía jugando el partido de igual a igual sin pasar sobresaltos. Es más, a los 12’ tras un centro de Cacheiro, el cabezazo de Rinaldi se fue apenas afuera en la mejor oportunidad que iba a tener para llegar al gol. Más vale tarde que nunca, Rondina puso en la cancha a Mendieta por el desaparecido Sanabria y con él, renacieron las esperanzas de lograr alguna acción propicia. Claro que Bogado volvió a tener una noche para el olvido y que Cérica y Miranda siguieron desconectados ; el cordobés Alvarez Suarez no aportó demasiado, pero se fue agigantando la figura del “Tata” Escobar para encabezar cada intento, aún con imperfecciones, se encargó de ponerse el equipo al hombro y lucho contra todas las adversidades. Ingresaron Linas y Espínola y cinco minutos después llegó el gol de la victoria. Mendieta hizo una de las suyas y sacó un preciso remate que superó la estirada de Vicentini, el balón pego en el poste y el rebote le fue al “Polaco” Linas quien la punteó justo antes que llegara el defensor.

Quedaba poco. Sarmiento no tuvo argumentos suficientes para ir por el empate. Los Andes lo aguantó sin dificultades y por las dudas Gagliardo aportó lo suyo (casi no tuvo trabajo, pero se las ingenia siempre para hacer tiempo cuando se va ganando) para asegurar una victoria muy valiosa por todo lo que ella significa. Claro que desde lo futbolístico aún hay mucho por mejorar, aunque algunos digan lo contrario
.


DOMINGO 08 DE OCTUBRE


CERVEZA AMARGA EN EL CENTENARIO

Los Andes “ahogado”
en su propia impotencia


Una búsqueda infructuosa ante un Quilmes
muy limitado que hizo el gol y nada más



EL UNICO GOL: El "Chino" Caneo (en el piso) se anticipó a Alvarez y Gagliardo no podrá impedir que el balón ingrese en el arco. Con muy poco, Quilmes superó a Los Andes en el Centenario.

En un partido de pobrísimo nivel, Los Andes dejó el invicto al caer frente a Quilmes por 1 a 0 tras noventa minutos plagados de imprecisiones. En el final de un primer tiempo olvidable, el “Cervecero” logró el gol a través de Miguel Caneo aprovechando un descuido defensivo. En la parte final Los Andes tuvo la iniciativa pero evidenció una alarmante falta de peso ofensivo. Sobre la hora, fue expulsado Gustavo Turraca.


Por Alberto Rincón

Goles son amores y Quilmes hizo uno que le alcanzo para ganar y lograr un poco de tranquilidad. Los Andes empujó sin claridad  y no tuvo la contundencia necesaria para alcanzar la igualdad en la parte final, donde fue el dominador del juego. Aunque, en realidad, los desaciertos fueron tantos que ninguno merecía ganar, por lo que el resultado resulta un premio excesivo para el local pero al mismo tiempo es un castigo a la ineptitud de los “Albirrojos” , que sólo generaron un par de situaciones propicias a lo largo del encuentro.

Los Andes salió a jugar el partido con la clara intención de dejar hacer a Quilmes y sorprender de contra. Pero el equipo no estuvo tan sólido para defender al tiempo que no tuvo chances de llegar con peligro al área rival porque Sanabria no tuvo un buen partido, Bogado perdió todo lo que intentó y más allá de un comienzo interesante del cordobés Alvarez Suárez, con el correr de los minutos entró en la confusión del resto y Miranda (el único delantero) pasó a ser más importante rechazando centros de su propia área que generando peligro en la contraria.

Quilmes tampoco hacía demasiado. Enormes dificultades para salir desde el fondo  y una alarmante carencia de potencia ofensiva, que se hacía aún más notable por el hecho de jugar también con un solo atacante . El reaparecido “Chino” Caneo intentaba asociarse con Obregón o Castro, pero sus intentos con tenían consistencia. Quizas lo más interesante resultaba los encuentros de Romero y Lluy, que se adelantaba por derecha y le generaban un dolor de cabeza a Iberbia, que no tenía demasiada ayuda para contenerlos.

El primer tiempo transcurrió entre errores y bostezos, pero sorpresivamente, a poco del final, Miguel Caneo ,ingresando por izquierda (dicen los que lo vieron por TV que estaba adelantado) aprovechó un descuido defensivo para ingresar sin marca y conectar un centro de Romero y aunque remató de manera defectuosa, el recorrido del balón engañó a Gagliardo y se metió en el arco.

Se esperaba otro Los Andes en el complemento. Con más decisión, con más audacia y sobre todo con mayor vocación ofensiva. Como las cosas no mejoraban, el técnico optó por hacer ingresar a Mendieta por un intrascendente Montenegro con el afán de tener más volumen de juego , pero el “Chueco” tampoco iba a tener una buena tarde y pese a su voluntad no llegó a gravitar de manera relevante.

Sí. hay que reconocer que, a medida que pasaban los minutos, el partido ganaba en intensidad porque aún con una total ceguera ofensiva, Los Andes multiplicó esfuerzos y con todas sus limitaciones a cuestas pasó a jugar en el campo rival. No obstante, los que tienen que aparecer, siguieron ausentes y por  eso las ocasiones de gol fueron escasas. Sólo un par de cabezazos de Miranda ganando en el área ( uno lo desvió Tripodi y el otro se fue muy cerca de un poste) hicieron pensar que el empate era posible.

Quilmes se aferró a la victoria y aguantó atrás, claro que favorecido por la ineficacia de su rival y recién lo pudo liquidar en un contragolpe encabezado por el ingresado Ilarregui , pero equivocó la definición y Gagliardo conjuró la situación. Y poco después, cerca del final, el tardíamente ingresado Matías Linas tuvo su oportunidad pero también falló en el remate final y el balón se fue apenas desviado .

Como estadística quedó en los instantes finales, la expulsión del batallador Gustavo Turraca  por un pisotón a Cadenazzi que estaba en el piso ( tras el partido Maximiliano García reconoció que fue él quien debio irse expulsado, pero en realidad los dos le entraron fuerte al delantero), por lo que se perderá, como mínimo, el partido ante Sarmiento de Junín. Allí, Los Andes deberá ir por una pronta recuperación y por hallar al fin el funcionamiento que pretende su técnico Sergio Rondina. ¡Ahh!...  una vez más quedó totalmente en evidencia que no es cerrando las puertas, mintiendo y escondiendo información como se  ganan los partidos.

Gagliardo llega antes que el delantero "Cervecero" para desbaratar un intento del equipo local. Los Andes no jugó un buen partido en Quilmes y perdió el invicto.


SÁBADO 30 DE SEPTIEMBRE


Los Andes no convenció y apenas
sumó un empate con pocas luces


Mantuvo un dominio improductivo ante
un Boca Unidos demasiado conformista


OTRA VEZ LA JOYITA. Rodrigo Bogado no tuvo una buena actuación pero con un remate desde lejos fue el autor del gol de Los Andes frente a Boca Unidos de Corrientes. Foto : Gentileza de Diario Popular.

Como local no puede. Los Andes no logró plasmar una buena producción en el Gallardón y volvió a dejar escapar puntos valiosos al empatar en un gol frente a Boca Unidos de Corrientes. Rodrigo Bogado con un tremendo zapatazo desde fuera del área marcó la apertura del score y sobre el final de la primera etapa empató Pablo Vegetti para la visita. El partido empezó casi veinte minutos más tarde por problemas en el generador proveedor de energía para la iluminación artificial.


Por Alberto Rincón

Quedó una sensación de amargura y de impotencia. De amargura por volver a dejar escapar puntos que de local  se deben asegurar y de impotencia porque el equipo evidenció una clara falta de contundencia ofensiva al no poder generar casi situaciones de gol pese a tener la iniciativa durante gran parte del juego. Si a eso le sumamos que defensivamente se notaron falencias que en otro momento pueden llegar a costar muy caro y que afortunadamente su rival no supo aprovechar dado su inentendible conformismo que se acentuó a medida que el partido fue avanzando.

Luchado, parejo, impreciso, las características de un primer tiempo donde hubo más equivocaciones que aciertos. Los Andes fue el que más intentó pero no acertó los caminos; con Mendieta y Bogado muy intermitentes (sin ellos el equipo no tiene la más mínima cuota de fútbol) y con Alvárez Suárez estático y dubitativo, a Cérica y Miranda no les llegaba claro el balón y las pocas que tenían perdían siempre con los defensores rivales.  Pero a los 24’ apareció la magia de la “Joyita” para avanzar por izquierda y antes de llegar al área sacar un fortísimo remate que sorprendió a  Hilario Navarro para marcar la apertura del marcador.

Casi enseguida tuvo el empate Boca Unidos, pero Vegetti sólo ante Gagliardo remató  al palo del arquero en forma desviada cuando si la cruzaba tenía todo el otro sector descubierto. Pese a manejar el partido, Los Andes daba indicios de no cubrir bien los espacios y quedar mal parado ante cualquier réplica del rival. Igual era algo más y a los 35’ Cérica tuvo el segundo pero desde muy cerca falló el cabezazo al gol. Y cuando ya se moría el primer tiempo, una desatención, Herrera le ganó las espaldas a Alvarez para ingresar al área por izquierda, el centro, ni el arquero ni los defensores pudieron desbaratar la acción y por el segundo palo Vegetti se tomó revancha y con remate cruzado estableció la paridad.


Se esperaba mayor protagonismo del local,en la parte final, pero siguió con un juego errático y previsible. De movida , tras un lateral de Iberbia, un dispro de Cérica se fue muy cerca, pero luego fue Boca Unidos el que tuvo la chance en los pies de Gonzalo Rios, quien también falló en la definlción. El dominio de Los Andes era estéril, inofensivo chocando una y otra vez ante un rival que sólo se dedicó a defenderse y se olvidó por completo del arco rival.

Aún teniendo una mala noche, era Bogado la esperanza para el desequilibrio pero a los 18’ no pudo conectar desde cerca un centro de Alvarez y poco después, cuando debió rematar al arco, prefirió  enviar un centro atrás que no prosperó en lo que fueron las pocas situaciones de gol que generó Los Andes. Y la última, allá por los 38’ cuando tras un corner cabeceó Miranda y por el segundo palo, el ingresado Montenegro, también de cabeza, le erró al arco.

La impotencia de Los Andes fue evidente. Al equipo le faltó  juego, desequilibrio y peso ofensivo. Y los errores en defensa pasaron desapercibidos porque tuvo enfrente un adversario sin ambiciones, tan conformista al punto que en la última jugada del partido tuvo un corner a favor y tardaron tanto en hacerlo que el árbitro decidió dar por finalizado el juego sin que se ejecutara ( más que recriminaciones hubo abrazos y festejo de los futbolistas correntinos).Fin para una noche que empezó a oscuras (por la falla en el grupo electrógeno) y terminó con pocas luces, por el opaco accionar del equipo de Rondina.


SÁBADO 23 DE SEPTIEMBRE


Un triunfo "Monumental"
de Los Andes en Rafaela


"JOYITA DE GOL" . Rodrigo Bogado inicio el festejo tras convertir de tiro libre. De atrás lo corre Miranda. Por primera vez, Los Andes ganó en el Monumental de Rafaela. Foto: Jonathan Rincón.

Con un golazo de tiro libre de Bogado le ganó
por primera vez a At. Rafaela como visitante


Un espectacular gol de tiro libre de Rodrigo Bogado cuando restaban menos de quince minutos para el final del partido, le dio a Los Andes una valiosa victoria sobre Atlético Rafaela por 1 a 0, siendo la primera que logra en todo el historial en el estadio Monumental.  Un triunfo tan justo como laborioso en un cotejo intensamente disputado, con matices cambiantes y una evidente paridad que sólo quebró el majestuoso remate de la “Joyita”.

SE SALVA LA "CREMA". Carranza ya tiene el balón luego que Olivera rechazaraen contra de su arco, tras un centro de Mendieta. Miranda, en el piso, no logró intervenir.Foto: Jonathan Rincón.

Especial desde Rafaela (Santa Fe). Por Alberto Rincón.

Con esfuerzo y sacrificio, con tesón y perseverancia, Los Andes sacó adelante un compromiso harto difícil y saboreó un importante éxito sobre Atlético Rafaela en un reducto donde nunca antes había podido sumar de a tres. Le jugó de igual a igual a su rival, por momentos supo manejar el tamite del juego, en otros pasajes fue superado y debió replegarse y defenderse con orden y cuando finalmente logró ponerse en ventaja, con gan disciplina táctica y mucha concentración mantuvo a raya las intenciones del local por buscar la igualdad.

El partido fue interesante desde el comienzo. como se presumía, con dos equipos mas preocupados por buscar el arco rival que defender el propio. Y Los Andes sorprendió enb los primeros minutos con esa postura y hasta pudo ponerse en ventaja tras una buena maniobra de Cérica que ni Maidana ni Mendieta lograron definir. Rafaela  fue reaccionando con los minutos y empezó a ejercer el dominio delas acciones , con los intentos de Velázquez, algunas apariciones de Pettinari y sobre todo cuando Bolndel y Copetti se juntaban por derecha y le daban mucho trabajo al debutante Iberbia, que no tenía demasiada ayuda para contenerlos.

Pese a su dominio, a Rafaela le costó generar acciones de riesgo y salvó aquella ocasión en la que Gagliardo quedó golpeado (estuvo a punto de abandonar la cancha) al jugarse la vida fuera del área para neutralizar la llegada de Copeti, no tuvo muchas ocasiones propicias. Los Andes tampoco generó demasiado porque Mendieta entró poco en juego y Bogado no tuvo un buen primer tiempo, con lo que Cérica y Miranda quedaban demasiado aislados en el sector ofensivo.

Un gol anulado a  Klussener ( prácticamente pasó desapercibido) por posición adelantada, Gagliardo desviando un remate cruzado con lo justo que y un disparo del cordobés Alvárez Suárez sobre el final de la etapa fue lo poco que sucedió hasta el entretiempo. Y en la parte final, otra vez se repartieron el dominio de las acciones. Volvió a ser Los Andes el que empezó mejor  y luego otra vez Rafaela pasó a ser protagonista. A los dos les siguió costando llegar con peligro. Gagliardo le tapó un remate a Velazquez y Albertengo definió por arriba en otra situación. Mendieta estuvo mucho más activo y produjo lo mejor de Los Andes en este lapso y fue precisamente por una infracción que a él le cometieron que se produjo el tiro libre que se transformó en el golazo de Bogado(al balón pasó por sobre la barrera y entró tras pegar en la parte interior del poste izquierdo del arquero), poco después que Cérica tuviera una buena chance de contragolpe y rematara muy alto.

Con la ventaja, Los Andes supo muy bien como defenderla. Rondina sacó a los pibes y metió experiencia. Rafaela sintió el golpe anímico y no supo como ir por el empate. Chocó contra un equipo bien parado en el fondo, muy ordenado y expeditivo que no pasó mayores sobresaltos hasta la pitada final del árbitro Luiz Alvarez. En definitiva un triunfo “Monumental” de Los Andes en el interior ( donde no perdió en sus últimas cinco presentaciones) que agiganta sobremanera la ilusión de sus hinchas. habrá que revalidarlo ahora en el Gallardón, frente a los correntinos.


SÁBADO 16 DE SEPTIEMBRE


Pálido debut de Los Andes y Morón

Un comienzo atrayente y un final entre
bostezos para un justo empate sin goles


LO PIERDE JULIAN VIVAS. Una de las claras chances que tuvo Los Andes en los primeros minutos. Vivas define ante la salida de Milton Alvarez pero su remate cruzado se irá apenas desviado. Foto: Jonathan Rincón.

Los Andes y Deportivo Morón no terminaron de convencer y protagonizaron un justo empate sin goles en un partido que tuvo un comienzo muy atractivo y luego terminó cayendo en la intrascendencia y el conformismo. Lo mejor estuvo en los primeros 20’ donde ambos tuvieron claras posibilidades para convertir y el juego tuvo mucha intensidad. Luego todo se hizo más anodino y aburrido al punto que en la parte final los arqueros fueron meros espectadores. Regular cantidad de público en el Gallardón.

Por Alberto Rincón

Empezó para partidazo y terminó siendo un partidito. En la jornada inaugural , dio la sensación que Los Andes y Morón se “gastaron” todo lo que tenían en los primeros minutos, después se quedaron sin argumentos y terminaron aburriendo. Logicamente, la preocupación mayor recae en el local que luego del torbellino inicial, no encontró el funcionamiento adecuado para hacerse dueño del partido y careció de ideas y penetración para llegar a la victoria. Morón hizo su negocio, sumó de visitante y en varios pasajes del juego fue quien tuvo el control de las acciones, aunque también adolecio de peso ofensivo.

Apenas comenzado el juego, sólo iban segundos cuando un pase de Nicolas Alvarez dejó a Cérica sólo frente al arquero Milton Alvárez, que logró tapar el remate. En esos primeros minutos Los Andes tuvo decisión y atacó con ímpetu desnudando desinteligencias en la retaguardia visitante. A los 9’ otra vez Cérica quedó cara a cara con el arquero y esta vez su remate se fue por arriba del travesaño. Sobre el cuarto de hora, un error de Turraca (igual fue el mejor de Los Andes) hizo que Brito enfrentara a
Gagliardo , pero tras eludirlo se quedó sin ángulo para el remate y perdió la ocasión. En la réplica, fue Vivas, tras gran habilitación de Sanabria, el que ingresando por izquierda remato ante la salida del arquero, pero el envio cruzado se fue al lado del poste.Y acto seguido, escapó Pardo por izquierda, remató bajo y cruzado, exigiendo a Gagliardo quien logró desviar al corner.

Por entonces, era de ida y vuelta. Con poca contención en el medio y muchas grietas en ambas defensas. Pero lo bueno duró poco. Porque Morón empezó a afirmarse mejor en la cancha, le quitó la pelota a Los Andes y el partido perdió lucidez, porque el “Gallito” no tenía profundidad y el local ya no lograba acercarse al área rival. hasta el final de la etapa solo para rescatar un remate desviado de Rodirgo Díaz y un cabezazo de Cérica que se fue alto.

Y si el primer tiempo terminó en la intrascendencia, ni que hablar de la parte final, donde los arqueros casi no tuvieron que intervenir. Morón siguió manejando mejor las acciones pero no creo una sola situación de peligro. Y Los Andes no tuvo resto para ir por más. Le costó hilvanar jugadas precisas y mucho más generar acciones de riesgo, ni siquiera el ingreso de Bogado sirvió para poder llegar con más peligro. Un tiro libre desviado de Sanabria y un remate de Cérica que conjuró Milton Alvarez sin gran esfuerzo fue lo único mas o menos digno de mención. El resto fue un largo bostezo hasta la pitada final.

En cuanto a los debutantes “Milrayitas”, Alvárez había empezado muy bien, pasando al ataque y después se desinfló como el equipo; Martínez volvió a demostrar que le cuesta mucho jugar con pierna cambiada y perdió muchas pelotas; Matías Valdez tuvo una discreta actuación; el cordobés Alvarez Suarez fue q uizas la mayor decepción ya que estuvo errático y muy impreciso. Sanabria en cambio participó mas del juego y tuvo algunas acciones interesantes pero también se desdibuijó con el correr del partido y finalmente Cérica, desperdició dos mano a mano en los primeros minutos que de haber acertado hubieran cambiado el rumbo del partido y cuando un goleador no convierte y encima tiene escasa participación, hay que decir que quedó en deuda.

Fue el primer partido, no sería aconsejable sacar conclusiones apresuradas, el equipo jugó de mayor a menor y salvó el sacrificio de Turraca no hubo mucho para destacar. Habrá que esperar, aunque en un torneo tan corto, no hay demasiado margen para la paciencia.


PASTELITO AMARGO. Ezequiel Cérica remata alto sólo frente al arco. Emiliano Mayola sólo puede mirar. El delantero había perdido otra gran oportunidad apenas comenzado el partido. Foto: Jonathan Rincón.