POR INCONVENIENTES TECNICOS AJENOS A NUESTRA VOLUNTAD NO PODREMOS SUBIR EL AUDIO COMPLETO DEL PROGRAMA DEL MARTES 19.
2021-10-13

El empate no les sirvió
a ninguno de los dos

Flandria jugó mejor pero la gran actuación
de Brey impidió la derrota de Los Andes

SALIDA FALLIDA  del arquero Lungarzo que no logra rechazar el centro con sus puños, pero la acción no traera complicaciones  al equipo visitante. Observan Trejo, Camacho y Marchio. Foto de Jonathan Rincón.

Sólo les servía ganar… y empataron. Los Andes y Flandria protagonizaron una intensa lucha que terminó sin goles y el gran beneficiado fue Colegiales, cada vez más cerca de ganar también el Clausura y obtener el ascenso directo. Los de Jáuregui fueron superiores pero no pudieron doblegar al arquero Leandro Brey quien en notables intervenciones logró mantener su valla invicta y posibilitó que Los Andes rescatara un punto. El regreso del público lomense al Gallardón le dio un marco especial a la jornada.

Por Alberto Rincón

Los dos se jugaban mucho y el empate no les sirvió para acercarse a sus objetivos. Flandria quedó a 4 puntos del líder Colegiales, a quien recibirá la próxima fecha en el Carlos V y Los Andes prácticamente comenzó a despedirse del Clausura ya que está a 7 unidades de los de Munro, cuando sólo restan cuatro partidos por disputarse.  Claro que en la tabla general los dos están bien arriba (Flandria 49, Los Andes 48) prácticamente ya clasificados para el Reducido que determinará el segundo ascenso.

El partido fue intenso, muy luchado y con muchas imprecisiones. A Los Andes le costó imponer su estilo de juego y la visita terminó haciendo mejor las cosas, pero no logró concretar las chances que tuvo para ganar el partido, sobre todo en la parte final, donde el arquero Leandro Brey se transformó en la figura de la cancha evitando varias veces la caída de su arco.

Flandria no fue un equipo timorato y temeroso, como la mayoría de los que visitan el Gallardón y a sabiendas que necesitaba la victoria salió a buscar el partido y por momentos fue dueño de la situación. El trajinar de Sole para mandar en el medio, Bovone y Nouet desequilibrando por las puntas y un Trinidad encendido  para que la visita marcara diferencias. Pero no logró plasmarlo en el marcador porque Brey no falló nunca cuando fue requerido y porque Cepeda no le dio tregua al peligroso Gordillo.

Los Andes intento mantenerse fiel a su libreto. Pero tenía problemas por las puntas, Lugarzo no tuvo una buena noche y con Turraca sólo en el medio no alcanzaba porque Matías González nunco encontró su ubicación en la cancha, Rivas no pudo aportar ni ideas ni precisión y era muy poco lo que podían hacer Aparicio, el pibe Trejo y un Quintana mucho más intrascendente que en otros partidos.


Brey salvó su arco sobre el cuarto de hora donde empezaba a vislumbrarse la mejor tarea del “Canario” , pero a los dos les costaba generar situaciones de riesgo. Flandria tuvo un par de remates de Sole y de Nouet que se fueron muy cerca y Los Andes sólo  registró un remate de Aparicio bien contenido por Lungarzo y un centro de Alejandro García, tras cesión de Rivas, que nadie llegó a conectar. Y ya sobre el final de la etapa apareció una vez Quintana pero definió mal y perdió la ocasión

En el segundo tiempo, a medida que pasaron los minutos se fue desdibujando la tarea del local y el equipo de Jáuregui llegó con mayor asiduidad y profundidad, pero chocó una y otra vez con las sensacionales atajadas de Brey , que logró ganar tres mano a mano y mostró gran seguridad en cada una de sus intervenciones. También hubo un disparo de Gordillo apenas alto desde inmejorable posición. Los Andes, en tanto, en una rápida contra tuvo el gol en los pies de Aparicio, pero el arquero logró tapar su remate y el rebote lo tomó Trejo quien remató alto.

Los cambios no modificaron el panorama. Los Andes siguió sin futbol, sin creación y sin llegadas y pasó momentos angustiantes en su área ante los embates de un Flandria que primero pareció conformarse con el empate y en los minutos finales ejerció una tenaz presión en busca de la victoria que lo dejara mejor posicionado de cara al partido con Colegiales.

El cero a cero fue inamovible. La actuación del equipo, seguramente, no fue la que esperaba el público que con mucha alegría y entusiasmo volvió a la cancha después de mucho tiempo. El Clausura ya pasa a ser una utopía, quedan algunos partidos donde Salomón deberá intentar corregir falencias endémicas de un equipo que no logra mejorar su producción y que es indispensable que lo consiga si pretende tener chances en el Reducido, que es ahora en donde deben centrarse todos los esfuerzos.